Tradición de 240 años en ingenieria minera

Tradición de 240 años en ingenieria minera

Compartir

En 2017 se cumplieron 240 años de la creación de la Escuela de Ingeniería Minera e Industrial de Almadén, en Ciudad Real. Fue fundada como academia en 1777 por deseo expreso del entonces rey Carlos III. Fue la primera institución en su género en España y la cuarta en el mundo y se creó por la necesidad de profesionalizar la explotación de las minas para enviar el mercurio que demandaba América cada vez en mayor medida.

Había una necesidad importante de innovar en técnicas de explotación, de seguridad y de mejorar el rendimiento del proceso de extracción minero”, explica Francisco Mata, director de la escuela en la actualidad. Y es que, el descubrimiento de América había terminado por generar una gran demanda de mercurio que salía desde las minas de Almadén para facilitar los procesos de amalgamación del oro y la plata del continente americano. Un mercurio que se mezclaba con el mineral en el que estuviesen alojados el oro y la plata para lograr separarlos.

Fachada de la Escuela de Ingeniería Minera e Industrial de Almadén.

Almadén recibió el sobrenombre de la ‘joya de la corona’ por la gran aportación de divisas y recursos que realizaba. “Era importante no por su situación geográfica sino económica, de ahí la creación de la entonces academia”. De ella salieron los primeros ingenieros del sector. Por aquel entonces, estaban sometidos casi a un régimen militar, llevaban uniforme y eran considerados cadetes.

Siempre ha sido un lugar de innovación constante, de nuevas técnicas que traían los ingenieros alemanes o de ensayos”. Se aplicaban a la extracción del cinabrio, el mineral del que sale el mercurio. También pasaron por allí personajes como Fausto E´lhuyar, descubridor del wolframio que dirigió el centro, mientras que uno de sus alumnos, Andrés Manuel del Río, descubriría el vanadio.

La Escuela cambiaría en numerosas ocasiones de nombre y de disciplinas objeto de estudio a lo largo de los siglos, hasta que se integró en la Universidad Politécnica de Madrid en 1972. En octubre de 1985, pasaría a formar parte de la recién creada Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y en 2011 pasaría a denominarse Escuela de Ingeniería Minera e Industrial de Almadén.