Manifestantes que mantenían bloqueos en Casillas fueron desalojados

Manifestantes que mantenían bloqueos en Casillas fueron desalojados

Manifestantes agreden a policías

Compartir

Los manifestantes que mantenían en Casillas, Santa Rosa, un bloqueo en la ruta que conduce hacia San Rafael Las Flores, fueron desalojados por agentes antimotines de la Policía Nacional Civil (PNC), quienes utilizaron gases lacrimógenos para dispersar a los inconformes.

Esto generó un enfrentamiento y varias personas, entre ellos once niños, resultaron afectadas por los gases, en tanto que tres agentes del orden fueron lesionados por piedras lanzadas por los manifestantes.

El comisario Rodrigo Salguero, de la subestación local de la PNC, indicó que procedieron al desalojo ya que el bloqueo era ilegal y los inconformes se tomaron atribuciones propias de la autoridad como solicitar identificación a quienes transitaban en sus vehículos.

“Un grupo de aproximadamente 500 personas estaba bloqueando la ruta y registrando los vehículos, evitando la libre locomoción. Hicimos presencia y nos lanzaron piedras, a lo cual hicimos uso de los medios no letales para despejar la ruta”, expuso el jefe policiaco.

Según Salguero, tres personas fueron detenidas sindicadas de ser quienes agredieron a los policías, dentro de los cuales el propio comisario Salguero fue uno de los afectados.

Bomberos departamentales reportaron que atendieron a varias personas, entre ellos los once menores, que fueron afectadas por los gases lacrimógenos cuando estos se dispersaron por el área.

La protesta

Vecinos de Casilla iniciaron una protesta debido a los sismos que se han sentido en el lugar, exigiendo a las autoridades ediles que investigaran el origen, ya que les habían comentado y tenían temor, de que fueran producto de la actividad minera en San Rafael Las Flores, a 17 kilómetros de Casillas.

Se integraron tres mesas de diálogo para solucionar el problema y otras personas se adhirieron a la protesta, pero ya con la intención de evitar el paso de vehículos que llevaran insumos a Mina San Rafael, agregando al temor de los vecinos, el rumor de que la minera había excavado un túnel debajo del pueblo.

El Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología,  Meteorología e Hidrología (Insivumeh) instaló un sismógrafo y el resultado del estudio fue que los sismos son de origen geológico, no producto de la actividad minera, lo cual se comunicó a los vecinos.

Sin embargo, el grupo que se había adherido a la protesta, denominado Resistencia Pacífica, a la investigación de los sismos agregó otras peticiones concretas en contra de la minera y tomó el control de los bloqueos, para evitar que llegaran suministros a la mina, como ha ocurrido en otros proyectos mineros.

Debido a la negativa de abandonar su actitud de bloqueo, para lo cual colocaban a mujeres, niños y personas de la tercera edad al frente del bloqueo, la policía los conminó a despejar el paso a los vehículos y al no hacerlo, procedieron a disolver la manifestación por la fuerza.