El desarrollo sustentable: un nuevo contrato social

El desarrollo sustentable: un nuevo contrato social

"Las comunidades no siempre poseen la información necesaria para juzgar las operaciones mineras"

Compartir

El concepto de sustentabilidad surge como consecuencia de la creciente preocupación a nivel mundial por el medio ambiente, el cual se basa en las necesidades de los individuos (salud, seguridad económica y felicidad), para poder evaluar la calidad de vida de los mismos.

Sus orígenes se remontan a una serie de reuniones celebradas en las décadas de los setenta y ochenta del siglo XX, entre las cuales sobresale la de la Comisión de Brundtland (1987), cuando se afirma que “el desarrollo económico no puede detenerse, pero se deben establecer límites”, indica un estudio del Centro de Estudios Económicos ( CIEN )

Considerando los factores ecológicos, dicha frase logra su aceptación en las Naciones Unidas en 1992, en la Declaración de Río, a partir de la cual se establecen tres objetivos a cumplir:

Ecológicos: aquellos que representan el estado natural de los ecosistemas, los que no deben ser degradados sino mantener sus características principales, las cuales son esenciales para su supervivencia a largo plazo.

Económicos: se deberá de promover una economía productiva basada y auxiliada por el conocimiento (know how) y el desarrollo técnico científico, que proporcionar los ingresos suficientes para garantizar la continuidad en el manejo sostenible de los recursos.

Sociales: los beneficios y costos deben de distribuirse equitativamente entre los distintos grupos.

La desinformación

Las comunidades no siempre tienen la información necesaria para juzgar las operaciones mineras, por lo que se escuchan términos negativos como impacto ambiental, pasivo ambiental y responsabilidad social empresarial, sin realmente entender sus consecuencias.

Incluso, algunos grupos aprovechan estas circunstancias para crear mitos y leyendas en torno a la actividad minera, escondiendo a propósito, sus aportes a la conservación, al desarrollo comunitario y a la generación de empleo.

Es importante mencionar que, el enfoque de desarrollo sustentable, se ha dirigido a que el desarrollo económico y protección del ambiente no sean ideas antagónicas, sino complementarias e interdependientes.

La responsabilidad social corporativa surge como una reacción del mundo corporativo – empresarial, de la sociedad civil y otros grupos de actores con intereses frente al impacto de desarrollo en la sociedad, el medio ambiente, la economía, entre otros.

La responsabilidad social no es sólo mitigar los impactos negativos, sino contribuir al desarrollo y solución de problemas económicos, sociales y ambientales.

Esta tendencia ha permitido la incorporación de principios ambientales básicos en el quehacer de las empresas mineras, que no son divulgados por quienes están en contra de la industria extractiva.