Un país construido sobre piedra, cal y cemento

Un país construido sobre piedra, cal y cemento

Compartir

La explotación minera se registra desde la época de los mayas

 

(Entresacados)

El potencial minero del territorio está evidenciado en la crónica de Fray Juan de Torquemada

 

En el Siglo XIX, los jesuitas explotaron una veta de plata en Mataquescuintla, Jalapa

 

Guatemala no es solo jade y obsidiana, es una tierra bendecida con diversos minerales

 

Desde las canteras de Grimes’s Graves en Gran Bretaña, que tienen más de cinco mil años de antigüedad, hasta los increíbles depósitos de Jade utilizados por los mayas en la etapa precolombina de Guatemala,la historia nos demuestra la importancia de extraer minerales, trabajarlos y transformarlos para que sean testigosimborrables del desarrollo de la humanidad.

El suelo y el mar son los principales y grandes abastecedores de minerales para el ser humano. La superficie terrestre es tan vasta, y con ellas sus entrañas, que aún no termina su exploración y menos su explotación. Lo que si encontramos, es la existencia deuna estela de progreso y desarrollo en las comunidades,  que es producto de los beneficios derivados del uso y transformación de los minerales.

Las primeras viviendas del ser humano fueron construidas de palosy piedras. Luego, las piedras fueron unidas por una mezcla extraída de rocas calizas para que los muros fueran más sólidos y fuertes. El uso de ese pegamento natural, hoy conocido como mortero, permitió la edificación de ciudades.

Todo esto es una muestra del uso de los minerales para beneficio de los seres humanos. Hoy, gracias al descubrimiento del cemento, las grandes ciudades son edificadas en combinación con otro mineral, hierro. Y nuevos materiales están surgiendo, todos ellos, derivados de procesos de minerales.

 

La riqueza del suelo guatemalteco

Guatemala tiene uno de los cuatro yacimientos de la mejor calidad de jadeíta del mundo. Para los mayas, cuatro siglos antes de Cristo, luego de la obsidiana que fuera su primer mineral comercial, el jade fue su posesión más valiosa. El jade fue comercializado y llegó a ser una de las primeras explotaciones producto de una conquista, porque en México no se tienen canteras de jadeíta y los aztecas bajaban a buscarlo pues era muy apreciado.

Pero Guatemala no es solo jade y obsidiana, es una tierra bendecida con diversos minerales.

En el documento “Historia de la Minería en Guatemala”, del Ministerio de Energía y Minas (MEM), encontramos registros de los vestigios prehispánicos de la minería: San Antonio La Paz, El Progreso, con la mina–taller El Remudadero; el taller de obsidiana en el sitio arqueológico El Chayal Perdido, cerca de San José del Golfo, y otro en Palencia, la mina–taller Nance Dulce.

El potencial minero del territorio está evidenciado en la crónica de Fray Juan de Torquemada(1723), que describe que las provincias de Guatemala y Nicaragua “eran riquísimas de oro”. Una muestra de esa riqueza mineral, pero en plata, es el manto de la virgen de Chiantla, una artesanía manual de alto valor.

En el Siglo XIX, los jesuitas explotaron una veta de plata en Mataquescuintla, Jalapa. En la compañía de Santiago y Mercedes se fundían las barras que luego eran comercializadas a lomo de mulas.

También se explotaron yacimientos en Izabal y Santa Rosa hasta principios del siglo XX, cuando el boom minero decayó a nivel mundial, debido a la crisis de la postguerra.

Entonces encontramos que el territorio guatemalteco puede considerarse una veta minera de gran valor, por su diversidad, pero pese a la gran vocación minera del territorio y lo que ello significa en la economía del país, no es aprovechada al máximo.

Esto se deriva de la falta de una política de Estado que, con reglas claras y precisas, facilite su desarrollo. Una muestra de ello es que existe una gran explotación de materiales para la construcción que proliferan sin control, de forma ilegal, que afectan los cauces de los ríos, por ejemplo, al extraer arena y piedra sin control.

Elsector de Minas y Canterasha pasado durante los últimos 14 años, de contribuir del 0.1% al 0.85% en la construcción de la economía nacional; es el tercero de mayor crecimiento, pese a la falta de una política nacional que permita su despegue, con los consabidos beneficios generales.

Guatemala tiene un alto potencial y es un país que se ha construido con base en la explotación minera. Desde la cal usada por los mayas, hasta el cemento de estos días, piedra sobre piedra, mineral con mineral, nuestros poblados siguen floreciendo.