Sostenibilidad Empresarial, un nuevo estilo de vida

Sostenibilidad Empresarial, un nuevo estilo de vida

Compartir

Acciones para mejorar el sistema de producción y los resultados son parte de los objetivos de una sostenibilidad, que van de la mano con la Responsabilidad Social.

La sostenibilidad empresarial es un concepto que busca un equilibro entre lo económico, social y el ambiente, aunque su concepto suene de forma mística y altruista, este es un estilo de vida sumamente corporativo, en la que su meta es el balance entre la creación de riqueza y el uso de los distintos recursos, ya sea humanos, materiales, naturales y económicos.

El objetivo final es mejorar las condiciones socioeconómicas para todos, lo que incluye, por supuesto, a las empresas mismas. Por eso decimos que una empresa es sustentable cuando tiene la capacidad de asegurar su continuidad y posicionamiento a largo plazo, además de contribuir al progreso de la generación presente y futura.

Con esta nueva visión, quedó atrás el único propósito de generar la mayor riqueza posible para los dueños del capital, hoy por hoy, ya nadie respeta una empresa que no valora los derechos laborales, humanos o que atenta contra el ambiente. Actualmente hay una mayor conciencia social sobre estos temas, por ende, las empresas y entidades velan por el cumplimiento de las normas.

Para Natalia González Bañados, directora Centro de Derecho Regulatorio y Empresa, la Sostenibilidad Empresarial se encuentra ubicada, para algunos en las en las antípodas de la rentabilidad del negocio o de la competitividad de la empresa. Los altos ejecutivos estarían ante una elección: o desarrollan estrategias corporativas y de producción sostenibles (aparentemente caras y no rentables en el corto o mediano plazo) o estrategias empresariales rentables que no disminuyan la capacidad de competir de las empresas. La sostenibilidad empresarial estaría aparentemente divorciada de los objetivos del negocio y correría, para algunos, por un carril separado o paralelo, más parecido tal vez al de la responsabilidad social empresarial (RSE).

Sin embargo, la ejecutiva manifiesta que los objetivos no son contradictorios, sino que se trata más bien de adoptar una estrategia corporativa que aborde las diversas dimensiones del quehacer de una compañía, observable, evaluable y revisable de cara a sus accionistas y sus stakeholders. De hecho, diversos estudios demuestran que la búsqueda de sostenibilidad empresarial se traduce, en el mediano y largo plazo, en un sin número de innovaciones organizacionales, tecnológicas, de procesos y otras que reditan en retornos para las empresas.

Diferencia entre el RSE y Sostenibilidad Empresarial

En la actualidad existen varias empresas que apoyan a las diferentes comunidades donde se encuentran operando, a esto se le conoce como la Responsabilidad Social Empresarial -RSE-, sin embargo, como todo tiene sus estructuras para funcionar y sus límites.
La RSE es un modelo de negocios, una cultura que se basa en tres pilares principales, el primero es el estricto cumplimiento de la ley, el segundo tener la ética como columna vertebral a la hora de tomar decisiones y hacer negocios y tercero, tener una visión a largo plazo, manifiesta Juan Pablo Morataya, de la organización Centrarse.
Esto quiere decir que tanto la sostenibilidad empresarial y el RSE son acciones que van de la mano, las ejecuciones son distintas pero ambos llevan el objetivo de una mejora para las comunidades, sus trabajadores y mantener estándares y de armonía con el mundo entero.