Municipalidades del país sin plantas de tratamiento

Municipalidades del país sin plantas de tratamiento

Compartir

Aún con la existencia de un Acuerdo Gubernativo, las Municipalidades no cumplen con la normativa y las organizaciones ambientalistas no dan apoyo a las comunas en instruir a los pobladores sobre la contaminación.

Desde hace más de 10 años existe el Acuerdo Gubernativo 236-2006 que regula la Descarga y Reúso de Aguas Residuales y la Disposición de Lodos para contrarrestar la contaminación de afluentes generada por la descarga directa e indirecta de aguas servidas domésticas e industriales a nivel nacional.

Desde el año 2015 el acuerdo Gubernativo 129-2015 exige a todas las municipalidades tener plantas de aguas residuales, el mismo ponía como fecha límite el pasado 2 de mayo de 2017, sin embargo, actualmente no todas han cumplido con esta normativa, a pesar de haber vencido el plazo hace casi un año.

Herbert Castillo, Coordinador Regional de la Asociación Nacional de Municipalidades -Anam- señaló que esa entidad no cuenta con un registro de las Municipalidades que han cumplido con este requisito, cuantas están en construcción o quienes no han podido realizar.

Según el funcionario ellos solo apoyan y crean concientización en la necesidad de crear las plantas de tratamiento de aguas residuales en sus municipios, sin embargo, comenta que muchos se quejan de falta de fondos para llevar a cabo los proyectos.

Por su parte el presidente del Banco de Crédito Hipotecario Nacional -CHN- Luis Velásquez, habría ofrecido públicamente prestamos con el 9% de interés para la construcción de las plantas de tratamiento de agua.

Se solicitó la información al Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales -MARN- pero hasta el cierre de la nota no respondieron las llamadas ni los mensajes, siendo ellos parte fundamental del cumplimiento del Acuerdo Gubernativo.

Amatitlán un vivo ejemplo

El Lago de Amatitlán, ubicado en el municipio del mismo nombre, es uno de los ejemplos más tangibles, el cuerpo de agua recibe aguas residuales no solo de la ciudad capital, sino de municipios aledaños a este.

Según Amed Juárez, director ejecutivo de La Autoridad para el Manejo Sustentable de la Cuenca de Lago de Amatitlán –AMSA–  en el año 2015 y 2016 ingresaron al lago de Amatitlán 45 mil metros cúbicos de desechos sólidos. En 2017 gracias a las campañas de concienciación y sensibilización, además de las denuncias y geoposicionamiento de basureros ilegales, ingresaron 35 mil metros cúbicos. Es decir, se redujeron casi 10 mil metros cúbicos.

En promedio al lago le ingresa un caudal de 1800 litros por segundo de agua contaminada la cual ingresa por el río Villalobos refirió el funcionario. Las lluvias registradas el pasado fin de semana condujeron al lago alrededor de 15 camionadas de desechos flotantes (unos 180 metros cúbicos de basura).
Juárez señaló que existen alrededor de 300 plantas de tratamiento de aguas residuales dentro de la cuenca del #LagoDeAmatitlan. La división de Reingeniería Industrial de AMSA verifica estos datos y ofrece asesoría, pues la mayoría de las plantas no están funcionando correctamente. De estas 300, AMSA a la fecha ha recuperado en su totalidad 10 plantas.

No hay apoyo

A pesar de existir varias organizaciones pro-ambiente, estas no dan el apoyo necesario para contrarrestar la contaminación de las aguas, no crean conciencia entre los ciudadanos de las comunidades, quienes son los mayores responsables de la contaminación de los cuerpos de agua a nivel nacional.
Actualmente está en proceso de Prefactibilidad el proyecto de “lagunaje y humedales artificiales para la depuración de las aguas del río Villalobos” la cual tratará dichas aguas hasta dejarlas en un 85% de pureza. Este proyecto cuesta alrededor de 500 millones de quetzales y tendrá una extensión de 100 hectáreas, es decir, 1 kilómetro cuadrado concluyó el directivo.