¿Qué son los metales y cómo se originaron?

¿Qué son los metales y cómo se originaron?

Compartir

De todos los elementos químicos conocidos, los metales o elementos metálicos son aquellos que comparten una serie de características fundamentales:

  • Son buenos conductores térmicos y eléctricos
  • Tienen densidades elevadas.
  • Generalmente son sólidos a temperatura ambiente (con la excepción del mercurio).
  • Casi todos reflejan la luz (fotones), obteniendo un brillo muy característico.

Los elementos metálicos son los más abundantes de la corteza terrestre: de los 118 elementos que integran la Tabla Periódica, apenas 25 son no metálicos. Suelen hallarse naturalmente en proporciones de mayor o de menor pureza, formando parte de minerales del subsuelo terrestre, de los cuales han de ser separados.

El estudio y aprovechamiento de los metales por el ser humano, mediante procesos físicos de mezcla, fundición y moldeado, se conoce como metalurgia. Es uno de los cimientos principales de la ingeniería.

¿Cómo se originaron?

En sus etapas iniciales, el Universo estaba constituido de hidrógeno y helio, dos gases livianos.

Estos dos gases se fusionan en reacciones nucleares en el centro de las estrellas.

Como consecuencia se producen enormes cantidades de energía y también se componen núcleos atómicos más pesados de nuevos elementos estables.

Así es como los elementos metálicos se formaron de manera paulatina en el corazón de las estrellas.

Estos elementos pesados, como el hierro (Fe) se amontonan en el interior de la estrella.

Su presencia hace más lenta la reacción atómica a medida que ésta se queda sin combustible, ocasionando así la muerte del astro. Cuando finalmente estalla (una supernova) envía estos elementos a los diversos rincones de la galaxia a su alrededor.

En un ámbito más terrestre, sabemos que los metales provienen del interior de nuestro planeta, ya que está justamente formado por ellos. El núcleo terrestre, por ejemplo, es de puro hierro y níquel.

Tal vez le interese leer…

Agua con metales pesados se vuelve potable gracias al metal líquido