Bolivia siente efectos en la minería por la tensión comercial entre EE.UU....

Bolivia siente efectos en la minería por la tensión comercial entre EE.UU. y China

Compartir

La guerra comercial iniciada por Estados Unidos contra China tiene efectos negativos en el sector productor minero boliviano por la disminución de la demanda internacional y la baja de cotizaciones, reveló el ministro de Minería, César Navarro.

“Hay un tema internacional que está afectando muy fuerte a los productores, vendedores y exportadores, que es la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que prácticamente tiene efectos fuertes en el costo de tratamiento, que es el costo de la maquila, para los productores”, afirmó a los periodistas tras sostener una reunión de gabinete en la Casa Grande del Pueblo.

No obstante, manifestó que, si bien no ha bajado drásticamente la cotización de los precios de los minerales, está reduciendo sustancialmente la demanda de esta materia prima.

El precio internacional del estaño cayó en 20% en los últimos tres meses, poniendo en alerta al sector minero de Bolivia, mientras que otros minerales como el zinc, el más exportado por el país, plomo y antimonio sufrieron caídas alarmantes en las últimas semanas.

El viceministro de Política Minera, Regulación y Fiscalización, Gody Gualberto Hochkofler, en declaraciones a Xinhua, reconoció la situación crítica del sector minero, por lo que el Ministerio del área, los cooperativistas, la minería estatal y exportadores analizan medidas para la contención de los efectos de los bajones de los precios y la demanda.

“Estamos analizando, en coordinación con los operadores del sector, soluciones para soportar este periodo de crisis con el objetivo de dar continuidad a las operaciones mineras y garantizar la estabilidad laboral de los trabajadores”, agregó.

Confesó que se había pensado que la guerra comercial iniciada por EE.UU. contra China no tendría un efecto tan inmediato, “pero ha hecho que haya un descenso en la cotización internacional de los minerales”.

Sobre esta situación, el experto en el sector y ex ministro de Minería, Dionisio Garzón, manifestó a Xinhua este miércoles que es complicado dar soluciones inmediatas, pues Bolivia no controla el mercado internacional de minerales y su influencia es marginal.

Empero, dijo que lo fundamental es buscar alternativas contracíclicas para evitar el desempleo y enfrentar las eventualidades.

Según el experto, ésta es más bien una ocasión para que haya ajustes “hay que evitar el despilfarro e ingresar a la austeridad, pues en líneas generales estamos sufriendo por la baja de los precios de exportación en general lo que puede traer una crisis de divisas”.

“Las tendencias del mercado internacional se van a mantener no sabemos por cuanto tiempo. A corto plazo no se vislumbra nada. Lo cierto es que estamos en un ciclo de tendencia descendente en la minería, el gas y otros productos”, añadió.

Recordó que la mayor parte de las exportaciones bolivianas son de zinc, pero alarma más el caso del estaño porque la mayoría de las cooperativas en Bolivia reúnen a este mineral.

Advirtió que, en consecuencia, quedará muy afectada la estatal Corporación Minera de Bolivia (Comibol), cuyas dos principales minas, Huanuni y Colquiri, producen estaño.

Para Garzón, al reducirse los ingresos de los minerales, entra menos recursos por concepto de exportaciones mineras, lo que significa que habrá menos dinero para distribuir regalías a departamentos y municipios mineros.

Tomado de Agencias