Así contribuye el sector extractivo a la economía del país, parte II

Así contribuye el sector extractivo a la economía del país, parte II

Compartir
Minera San Rafael orientó su labor en la educación de los pobladores de áreas aledañas al proyecto.

Beneficios más allá de lo económico

La extracción de metales es una actividad que trae beneficios para la vida diaria, con los materiales que se extraen se hacen celulares, vehículos y edificios.

Análisis económicos evidencian, que los empleados del sector, también obtienen beneficios económicos adicionales a los establecidos en ley. Además de beneficios en salud y educación que se extienden a su núcleo familiar.

Durante 11 años Montana Exploradora, entregó al Estado Q3 mil millones en impuestos y regalías, además de que se invirtieron Q451 millones en programas comunitarios de desarrollo. Además, realizó una inversión directa de Q426.6 millones en diferentes programas de desarrollo, efectuados desde el departamento de Desarrollo Sostenible, entre los que se encuentran aportes de ayuda humanitaria, proyectos de educación, de introducción de agua potable, salud e infraestructura.

Por medio de la fundación Sierra Madre, brazo social de la empresa, se invirtieron Q25 millones en otros proyectos, para un gran total de Q451.6 millones. Ello significó, entre otras cosas, capacitación a las poblaciones aledañas, desarrollo de proyectos sostenibles, programas de reforestación y preservación, asfalto a las dos rutas de ingreso a San Miguel Ixtahuacán, construcción de un Centro de Atención Permanente (CAP), ya entregado al Ministerio de Salud para su administración y mantenimiento.

La apuesta de Minera San Rafael, fue en el tema educativo, mediante una alianza con el Instituto Técnico de Capacitación y Productividad (INTECAP) para que los pobladores del municipio de San Rafael Las Flores lograran especializarse en carreras técnicas. En consecuencia en el municipio se establecieron varios comercios, restaurantes y un hotel.

“El sector de minas y canteras, junto al sector de electricidad, ofrecen los salarios más competitivos en el mercado laboral. Esto se debe al uso intensivo de capital por trabajador que ambas industrias necesitan para poder operar; es decir, a mayor uso intensivo de capital, mejor remunerados serán los trabajadores. La industria minera por sí misma es capaz de producir riqueza, como salarios, e impuestos con los que contribuye a la economía nacional”, explica el informe Minería en Guatemala publicado por el Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN).

Capacitación a las poblaciones aledañas, desarrollo de proyectos sostenibles, programas de reforestación y preservación, entre otros fueron promovidos por Mina Marlin.

Aporte de las empresas mineras en América Latina

Chile

Según la Comisión Económica para Latinoamérica y el Caribe (CEPAL), el desempeño de la economía chilena desde 1990 ha sido señalado como un ejemplo exitoso y como un modelo a seguir por otros países de América Latina. El país ha mostrado un rápido crecimiento en un entorno social y políticamente estable, de baja inflación, cuentas fiscales superavitarias y una rápida integración a los mercados mundiales.

La Región de Antofagasta presenta el mayor crecimiento económico y el mayor PIB per cápita del país; y desde 1990, la evolución de sus indicadores de desarrollo humano han sido excepcionales. Presenta la segunda tasa de pobreza más baja, la menor desigualdad en la distribución del ingreso, la menor brecha de años de escolaridad entre el quintil más rico y el más pobre, el mayor acceso a internet, la tasa de mortalidad infantil más baja, y es la segunda región con el mayor promedio de años de escolaridad.

Los avances en desarrollo humano de la región se explican por el fuerte dinamismo de la minería y de diversos sectores de la actividad económica, pero también son el resultado de los programas sociales gubernamentales para sectores específicos y de algunas iniciativas de responsabilidad social de las grandes empresas mineras.

Colombia

La minería en Colombia vive en la actualidad uno de sus mejores momentos. El ´boom´ del sector en los últimos años, se debe en gran parte, al alza de los precios del carbón y el oro; la llegada de las grandes multinacionales que han traído consigo inversión extranjera.

Se estima, en el 2021 las inversiones en capitales extranjeros, pueden llegar hasta los US$ 54 mil millones, y la política económica del gobierno en la que plantea al sector minero como una de las ´locomotora´ que impulse el desarrollo, disminuya el desempleo y genere la prosperidad para el país.

Perú

El estudio sobre el impacto de la minería en la pobreza y la inequidad, titulado “The Local Impact of Mining on Poverty and Inequality: Evidence from the Commodity Boom in Peru”, demuestra que en las provincias donde existe actividad minera ésta tiende a tener un efecto positivo lo que resulta en mayor consumo per cápita y menor incidencia de pobreza y pobreza extrema.

Por su parte el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), en su informe sobre la actualización de proyecciones macroeconómicas 2018-2021 afirma que “Las regiones que registraron una mayor tasa de crecimiento promedio de la inversión minera entre 2013 y 2017 reportan una menor tasa de pobreza en 2017”. De esta manera, al mantener la senda de crecimiento hacia 2021 en 5.0%, la tasa de pobreza se reduciría en 3.7 puntos porcentuales (18.0%) al 2021.

En Perú, las regiones mineras registran menores índices de pobreza extrema.

Argentina

La minería representa una industria relevante dentro del entramado productivo de Argentina. En su contribución al desempeño de la economía, se queda con alrededor del 3% del PBI y el 6% de las exportaciones nacionales totales.

Además, los productos de la actividad minera son altamente demandados como insumos en los procesos productivos e industriales del resto de las actividades económicas. “La minería es una actividad que puede integrarse al desarrollo productivo del país”, asegura la Secretaria de Minería de Argentina, Carolina Sánchez.

El sector ocupa alrededor de 82 mil personas y es uno de los principales sectores generadores de empleo indirecto (alrededor de tres puestos indirectos por cada puesto directo). El Ministro de Producción, Dante Sica, asegura que “en dos años y medio se anunciaron inversiones por más de 10.000 millones de dólares”, elevando con ello las oportunidades laborales y de desarrollo social.

Te puede interesar:

Así contribuye el sector extractivo a la economía del país, parte I