Stan, el robot aparcacoches que lo hace por ti

Stan, el robot aparcacoches que lo hace por ti

Compartir

El aeropuerto británico de Gatwick ha anunciado la contratación temporal de un nuevo empleado. Se llama Stan y no es de carne y hueso. Se trata de un robot autónomo que se encargará de aparcar coches durante unos meses en una prueba piloto que realizará la terminal sur londinense a partir del próximo mes de agosto.

Durante unas 12 semanas, este invento de la compañía francesa Stanley Robotics se dedicará a estacionar vehículos sin intervención humana; algo que ya ha hecho con éxito en otros tests llevados a cabo en los aeropuertos franceses Charles de Gaulle de París (2016) y en el de Lyon (2017).

En todos los casos, se han tenido habilitar las instalaciones e incorporar un sistema automatizado de aparcamiento para los clientes. El funcionamiento es muy sencillo y cómodo, sobre todo para los automovilistas que aborrecen realizar maniobras de aparcamiento.

Asimismo, resulta una buena alternativa para aquellas personas a las que no les gusta dejar las llaves de su coche a una tercera persona para que se lo estacione. Stan se encarga de todo sin necesidad de introducirse en el habitáculo ni de que el motor del automóvil esté encendido.

El usuario debe dejar el vehículo en un box. Después verificará su vuelo y datos personales a través de una máquina, que le permitirá confirmar la prestación del servicio de aparcamiento. Hecho esto, el cliente ya puede ir a coger su avión olvidándose de todo lo demás, porque es el momento en el que Stan entra en acción.

El robot cogerá el automóvil y lo transportará a la plaza donde permanecerá estacionado hasta el regreso de su propietario. El traslado lo realiza mediante una plataforma que eleva y fija el coche, ya sea por la parte delantera como por la trasera. Puede transportar ejemplares de hasta 5,5 metros de longitud y tres toneladas de peso. El servicio está conectado con la información del vuelo, de modo que cuando el cliente regresa a Gatwick, encontrará su vehículo esperándole en el box, preparado para su marcha.

La informatización de los datos de vuelo permite optimizar la organización aparcamiento. Además, el método de aparcamiento de Stan consigue incrementar notablemente el número de plazas de aparcamiento, de modo que uno convencional capaz de albergar 170 coches puede alcanzar los 270. Esto es posible porque las plazas pueden ser más estrechas, ya que nadie debe abrir la puerta del vehículo para acceder o salir del mismo.

Tal vez le interese leer…

Estudiante mexicano crea una app y un robot que mide la contaminación del agua