La Cepal propone otra interconexión eléctrica entre Guatemala y México

La Cepal propone otra interconexión eléctrica entre Guatemala y México

Compartir

La Cepal informó en mayo pasado que es una conexión de energía eléctrica que permitiría mejorar el transporte de energía y con una infraestructura de US$165 millones y US$300 millones. Con esta se podría lograr un crecimiento en el sector energético, agrega la institución.

Desde el 2010 entre Guatemala y México opera la interconexión eléctrica según acuerdos entre ambos gobiernos y con los que nuestro país importa electricidad por 240 megavatios o más.

La inversión del lado guatemalteco la hizo el Estado por medio del Instituto Nacional de Electrificación (Inde) con proyectos de financiamiento. El contrato es para poder traer al país 120 megavatios, con lo que dicha entidad cubre parte de la demanda del segmento de la Tarifa Social.

Sin embargo, las dudas que tiene el sector de electricidad en Guatemala es acerca si este nuevo proyecto propuesto sería viable y en qué condiciones.

Comportamiento del mercado

Desde el 2016 la infraestructura también es usada por la generadora con gas, Energía del Caribe, que se ubica en Monterrey, México, y con la cual Guatemala tiene un contrato para importar 120 MW, también destinado para la Tarifa Social.

Edgar Navarro, presidente del Administrador del Mercado Mayorista (AMM) dijo que el tema energético es vital para la región del Triángulo Norte, pero que una de las condiciones que se tiene que buscar con la nueva interconexión que se menciona es obtener el mejor precio de la energía.

También es importante que pueda ayudar a llevar las señales necesarias para atraer inversión que se instale en esta área y la cual apoye a crear fuentes de trabajo.

Es una medida que se está logrando por medio de la relación que existe con el Mercado Eléctrico Regional (MER), sin embargo, expuso que aún hay limitaciones relacionadas con decisiones de otros países de la región.

Una de estas es que se ha limitado por muchos meses a Guatemala de poder vender más energía a otros países de Centroamérica, aduciendo riesgos en la red eléctrica si se supera un volumen de energía, aunque según Navarro ya se logró comprobar que no hay tal riesgo.

Poca infraestructura

Pero hay más obstáculos para la viabilidad del proyecto. Por ejemplo, aún son necesarias ampliaciones y fortalecimiento de las líneas de transmisión de El Salvador y Honduras.

Hasta que no se hagan esas ampliaciones es imposible trasladar la energía que se produce en Guatemala hacia el resto de la región, principalmente en El Salvador y Honduras, y con esa limitante con el MER no podemos pretender atraer más energía a esos países” con otra interconexión dijo Navarro.

El AMM es el ente operador del sistema nacional interconectado de electricidad en Guatemala.

Aparte, también está la necesidad de establecer quién hará la inversión para una nueva interconexión, añadió.

Navarro cree además que hay un error en la apreciación de Cepal en cuanto a que esa obra pueda ser el detonante de una mejora en la situación económica de la demanda de los países. “Cepal no toma en cuenta varias aristas”, agrega el directivo.

A su consideración, en su propuesta esa organización no está atendiendo el aspecto económico, sino guiándose por la premisa de que si Guatemala ya está importando es seguramente porque la energía de México es más barata que la de Guatemala.

Sin embargo, explicó que la negociación fue por medio de un convenio bilateral en el que Guatemala podrá importar energía siempre y cuando el precio sea menor a la del mercado sin contrato.

En la práctica se ha experimentado que hay temporadas en que Guatemala no solo importa energía de México, sino que tiene la capacidad y las condiciones para exportar hacia el vecino país un volumen considerable similar al que le compra, porque el suministro está más barato en el país y porque hay excedente de generación, se explicó.

Las exportaciones de Guatemala se han hecho principalmente para la zona sureste de México.  Según datos del AMM durante todo el año 2018 se importaron de México 754.55 Gigavatios hora (GWh) y se importaron 618.72. Mientras que a junio del 2019 se han importado 586.99 GWh y se han exportado 212.39.

En las importaciones se incluye la energía de los dos contratos ya mencionados.

Para la compra de energía a México, hubo una negociación específica con el vecino país donde se obtuvieron mejores precios porque se usa para cubrir la tarifa social, expuso Navarro.

Por ello indicó que el resto de países tendrían energía mexicana pero a precio de mercado y no precio especial como el que se negocio para la Tarifa Social. “Si México exporta a otros países del área, los precios nos serían los mismos, sino serían los precios del mercado de oportunidad sin contrato, superiores a los que se ofrece a Guatemala” comentó.

¿El proyecto ayudaría a Guatemala?

Siendo Guatemala excedentaria –que vende más de lo que compra–  y México deficitario en el área sur los intercambios favorecerían a nuestro país, opinó Colom. Los beneficios deben ser en ambas vías, no solo para el resto de los países, mencionó.

Comparte la visión de Navarro respecto de que al estar interconectado, el país con El Salvador y Honduras por medio del Siepac, puede haber transacciones en ambas vías, pero lo que debe observar Guatemala que al tener la frontera física con México debe negociar mayores beneficios que el resto de países, por lo que a su criterio los otros países deben tener un tratamiento distinto.

La generación guatemalteca ha crecido en un marco de libre competencia comercial, por lo que aspiramos a que si el proyecto promovido por Cepal se realiza, el mismo sea bajo condiciones de libre mercado, estableciendo igualdad de condiciones para las partes” agregó el directivo de la ANG.

Explicó que además las interconexiones siempre tienen un impacto positivo, ya que permiten a los mercados interconectados compartir sus fortalezas y aminorar sus debilidades, dándoles mayor estabilidad operativa y de precios.

Sin embargo, también advierte que el país tiene precios de generación de electricidad lo suficientemente competitivos, pero que las tres líneas de interconexión existentes con la región (México, Honduras y El Salvador) “están siendo utilizadas a un máximo del 30% de su capacidad, por restricciones operativas originadas en los otros países”.

Tal vez le interese leer…

La energía, un sector sensible bajo la amenaza de piratas informáticos