Albita, Anatasa y Barita, ¿qué son y para qué sirven?

Albita, Anatasa y Barita, ¿qué son y para qué sirven?

Compartir

Albita- Uso en refractarios

La albita es un mineral del grupo de los Silicatos, subgrupo Tectosilicatos y dentro de ellos pertenece a los feldespatos denominados plagioclasas.

La albita es un constituyente muy típico de las rocas ígneas de tipo granito o sienita. Los minerales a los que normalmente aparece asociada en ambos tipos de roca son cuarzo, turmalina y moscovita.

Este sólido es usado en la fabricación de vidrio y cerámica, así como en la industria de materiales refractarios. Hay importantes yacimientos en España, en las zonas de Asturias, Cádiz y Málaga.

Anatasa – Para energía fotovoltaica

La anatasa -también conocida como octaedrita- es una de las cinco formas minerales del óxido de titanio (IV) o dióxido de titanio (TiO2).

En el laboratorio se pueden preparar cristales de anatasa mediante procesos sol-gel. Como ejemplos de éstos, cabe citar la hidrólisis controlada de tetracloruro de titanio (TiCl4) o de alcóxidos de titanio.

Estas anatasas sintéticas son de interés considerable para la fotocatálisis y para celdas solares Graetzel dentro de la energía fotovoltaica.

Barita – Componente en perforaciones

La barita es un mineral no metálico cuya fórmula química es BaSO4. Es conocida también como baritina o espato pesado, siendo unas de sus principales características el ser un material inerte, no tóxico y que tiene un alto peso específico.

El color va de transparente al blanco, pasando por rosa pálido, azul, amarillo y rojo amarillento, dependiendo de las impurezas que contenga. Encabeza a un grupo mineralógico conformado por la barita misma, celestita, anglesita y anhidrita.

El principal uso de la barita es en la industria petrolera como parte de los fluidos de perforación.

Tal vez le interese leer…

Corindón, Níquel y Cromo, ¿qué son y para qué sirven?