Leyendas urbanas de la minería

Leyendas urbanas de la minería

Compartir
En Guatemala existen muchos mitos ambientales

“La mina contamina”, es la expresión más común que esgrimen los diversos grupos que se oponen a las operaciones mineras.
A esta se agregan otras como “La mina destruye” y “la mina deforesta”. Expresiones todas ellas que constituyen citas inexactas, que son mencionadas con un solo propósito: crear confusión en la población y ocultar la realidad de la industria.
El propósito real de los opositores a la minería es evitar la instalación de estos proyectos que significan desarrollo y prosperidad en las regiones donde se instalan.

Los proyectos mineros llevan desarrollo a poblaciones olvidadas.

El principal argumento es la defensa de los derechos de las poblaciones, porque la instalación de la industria solo creará condiciones de explotación y desigualdad, creando más pobreza, cuando la realidad es todo lo contrario.
Un hecho innegable es que todas las industrias contaminan, pero el grado de cada una es diferente. Y uno de los argumentos más esgrimidos contra la industria mineras es la contaminación de ríos y fuentes de agua.
MiningWorks.GT envió un cuestionario al departamento de comunicación del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN), con el propósito de conocer la realidad de la contaminación ambiental en el país.
De acuerdo con las respuestas que se obtuvieron por medio de las direcciones de Manejo de Residuos y Desechos Sólidos, Cuencas y Programas Estratégicos, Gestión Ambiental y el departamento de Producción Más Limpia, de dicho ministerio, se carecen de datos específicos.

¿Cuál es la mayor contaminación?
Una de las primeras interrogantes planteadas a las autoridades ambientales fue acerca de cuál era la mayor fuente de contaminación en el país, la del aíre o la del agua. Esta fue la respuesta.
“Aún no tenemos un impacto tan alto a nivel nacional de contaminación del aire, ya que (esta) se concentra en zonas urbanas, mientras que la mayoría de cuerpos de agua reciben alta carga contaminante todo el tiempo”.

La mayor fuente de contaminación son los desechos sólidos.

Según el MARN, a los cursos de agua se incorporan grandes cantidades de residuos y desechos sólidos, en gran parte, producto de la falta de educación y malos hábitos que persisten en la población en general.
A lo anterior, según las respuestas de las autoridades ambientales, se agregan “las grandes debilidades técnicas y financieras para regular la problemática”.

Contaminación Industrial
Veamos el caso de la contaminación industrial en general. En este sentido, se planteó:
¿Cómo, en qué cantidad, cuáles son los tipos de contaminación que se producen por la industria y cuál es la que se puede considerar como la más fuerte?
“Justamente se está en un diagnóstico para determinarlo”.
Esta simple y corta respuesta es muy significativa, no se puede afirmar, por ninguna autoridad o grupo, cuál es el tipo de industria responsable de la mayor contaminación ambiental en el país.
“La contaminación industrial no refleja un porcentaje alto en el tema de emisiones. En el tema de desechos sí, y se clasifican en sólidos, peligrosos y hospitalarios”.
En este punto enfatizado por el MARN, de que la industria en general produce muchos desechos, tampoco pudo ofrecer cifras de la clasificación que el mismo ente gubernamental indica.
Las autoridades ambientales indican que en Guatemala la mayor fuente de producción de desechos proviene de la agricultura, no de las industrias.

En Guatemala, la agricultura genera más contaminación que la industria.

Pero siempre, en cada respuesta, hicieron énfasis en que se está en proceso de hacer un diagnóstico y “determinar el porcentaje de contaminación por emisiones, desechos sólidos, productos peligrosos y químicos. En términos generales, se puede afirmar que no existe un dato real para la información que solicitan”.

El caso minero

Los proyectos mineros en Guatemala no se instalan de la noche a la mañana. Para que puedan funcionar primero deben cumplir una serie de requisitos y obtener el permiso del Ministerio de Energía y Minas (MEM).

 “El Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales realizará un diagnóstico para determinar cuáles son las fuentes de mayor contaminación en Guatemala”

A estos se agrega la exigencia del MARN, relativa a que todo proyecto debe estar acompañado de un Estudio de Impacto Ambiental (EIA), por medio del cual se determinará su viabilidad ambiental.
Para una empresa, el EIA constituye el medio por el cual dicha empresa muestra como incidirá el proyecto en el medio ambiente de la región y del país, así como las acciones que se realizarán para mitigar dicho impacto.
Cumplir estos requisitos requieren tiempo, que no es de una semana, sino de meses o a veces años, todo para obtener una licencia de exploración, fase que también debe tener su respectivo EIA.
Por medio de dicho permiso, se podrá realizar la investigación de campo con la cual, de acuerdo a los estudios de las condiciones geológicas del terreno, se determinará si es viable algún proyecto extractivo.

MARN: “En términos generales, se puede afirmar que no existe un dato real para la información que solicitan”

Concluida la exploración y ya determinado que existe alguna veta para explotar, se procede a tramitar la licencia de explotación, que implica tener un nuevo EIA.
En todo momento, el rol del MARN es velar por el cumplimiento de los compromisos adquiridos en el EIA, mientras que el del MEM, verificar todo lo concerniente a la autorización del proyecto.
En el caso ambiental, al no cumplir con las estipulaciones dictadas, una empresa puede ser sancionada con multas que van desde los Q5 mil a los Q100 mil.
En conclusión, las expresiones que utilizan los grupos opositores a la industria y proyectos mineros no son ciertas, son inexactas y se pueden considerar como “leyendas urbanas”, porque hasta hoy, no se tienen estudios concretos del grado de contaminación que ocurre en un proyecto minero.
Especulaciones por el uso del agua, la deforestación, propiciar condiciones de pobreza, son mitos. Todas los proyectos que se han tenido han significado progreso para las comunidades aledañas a donde se instalan.
Apoyo a la educación, al deporte, construcción de instalaciones, creación de empleos, son hechos innegables como también lo es, que los grupos que se oponen no llevan, por su parte, otros proyectos, otras formas para que las comunidades salgan de las condiciones de pobreza en las que viven.
Afirmar que la industria minera es la que más contamina, es algo inexacto y sin fundamento. Es una leyenda urbana.