En Mina Marlin, el agua sigue bajo control

En Mina Marlin, el agua sigue bajo control

Compartir

El compromiso de la Mina Marlin respecto de cuidar y proteger el ecosistema se mantendrá hasta el final; así se hizo durante la etapa productiva de los minerales preciosos, y así se hará ahora con las obras del cierre ambiental”. Asegura el superintendente del Departamento de Ambiente, Ismael Mancilla.

En ese sentido, se mantienen activas tres plantas de tratamiento de aguas residuales, pues todavía hay un número considerable de trabajadores. El propósito, es controlar y reciclar el recurso hídrico, pues el lodo estabilizado va hacia las áreas verdes, ya que cumple con los parámetros para la descarga de aguas residuales y reúso de lodos, normados en el Acuerdo Gubernativo 236-2006.

Además, una planta de tipo aerobio o de lodos activos con aireación (con oxígeno), se destina al tratamiento de 100 metros cúbicos por día, de las aguas de oficinas y del campamento de personal contratista.

Esta planta cuenta con separador de materia inerte de gran tamaño, y un sistema para separar materiales no biodegradables con un desarenador y para eliminar elementos flotantes. Seguido del tratamiento primario de depuración mediante procesos biológicos, viene el tratamiento secundario por medio de microorganismos, que convierten el material biodegradable, coloidal como disuelto, en más microorganismos como material celular y CO2 (Dióxido de Carbono).

El agua llega al proceso terciario. Aquí se retira la carga orgánica residual o microsólidos con un sistema de clarificación lamellar (de laminillas) que los devuelve al tratamiento anterior. Por medio de bombeo, los sólidos van a un tanque biodigestor y a patios, para convertirlos en material aplicable en las áreas verdes.

El recurso hídrico se almacena en tanques que lo distribuyen por tuberías hacia las áreas revegetadas en la represa. Las otras dos plantas forman un sistema de tratamiento, y trabajan en conjunto.

Incluye un reactor anaerobio (no utiliza oxígeno) de flujo ascendente (RAFA), en el cual solo entran aguas residuales de los baños portátiles de los frentes de trabajo. A esta planta llegan las aguas por medio de una cisterna móvil que succiona los baños portátiles y los transporta en un tanque de acero inoxidable.

Ingresan a un pretratamiento de rejas, desarenador y desnatado, para ingresar en el reactor anaerobio. Aquí bacterias anaerobias transforman la carga orgánica en biogás, compuesto de metano, y, en menor grado, en manto de lodo que se lleva a patios de secado cuando se requiere.

En definitiva, señala el superintendente, la Mina Marlin sigue velando por la calidad y la sanidad del agua, y para ello utiliza plantas de tratamiento que la convierten en un recurso útil para la revegetación y reforestación.