Cultura ambiental, prioridad para Cementos Progreso

Cultura ambiental, prioridad para Cementos Progreso

Compartir

La cultura ambiental se puede definir como la capacidad de las personas para utilizar el conocimiento y las habilidades ambientales en sus actividades prácticas, mismas que han sido adaptadas al trabajo diario de la empresa.

Para Cementos Progreso la cultura ambiental, es un compromiso ético y una estrategia de sostenibilidad, que contempla acciones de carácter preventivo participativo y proactivo y se realiza por convicción desde sus orígenes”, asegura el presidente de la empresa, Thomas Douguerthy

Para lograr este objetivo y alinearlo con el valor “Comportamiento Ético”, se prioriza el cumplimiento de lo establecido en la normativa ambiental local. Además de adoptar la Norma Internacional ISO14001:2004 para asegurar la mejora continua de desempeño ambiental y prácticas a nivel mundial. En consecuencia se ha logrado reducir la Huella de Carbono,con cifras por reducciones del 18% de las emisiones de CO2 por tonelada de cemento, comparada a las emisiones de 1990, año base en tratados internacionales relacionados con el tema.

El tema ambiental no es ni ha sido para nosotros una imposición de ley, es un legado que hacemos por convicción, es y ha sido parte de nuestro ADN, y esto es importante para el desarrollo de una cultura. La gestión ambiental en Progreso, promueve como base el estricto cumplimiento de la ley, para impulsar la sostenibilidad de los recursos naturales, afirma Dougherty.

Para mantener su compromiso ambiental y conscientes que el trabajo cultural es constante, se han adaptado nuevas tecnologías en las plantas de producción y se da prioridad al impulso de programas de conservación del medio ambiente. Haciendo con ello, que las plantas San Miguel y San Gabriel, mantengan stándares ambientales que garantizan el cumplimiento de normal internacionales.

Más allá de la responsabilidad ambiental

El objetivo de Cementos Progreso, es llevar la responsabilidad ambiental más allá de los límites convencionales de sus actividades industriales y comerciales, para lograrlo implementan iniciativas de Protección de Bosques y Fuentes de Agua con programas de reforestación y educación ambiental, fundamentados en tres procesos básicos: Evaluación, monitoreo y prevención ambiental; Implementación de prácticas ambientales de clase mundial; Liderazgo e Innovación frente al cambio climático.

Reforestación

Ante la necesidad de producir maderas para construcción y combatir la deforestación ocasionada por el incremento poblacional, en 1985 nace Agrobosques, como programa de reforestación, con el objetivo de crear un “Bosque Energético”; un bosque manejado racionalmente para la generación de madera como fuente energética renovable.

Actualmente, se cuenta con dos viveros con alta tecnología sueca, producción de contenedores y bolsa, monitoreado con asesoría de la Universidad Estatal de Nuevo México y la Cía. Microseed Inc. El vivero ubicando en Planta San Miguel tiene una capacidad de 1.3 millones de plántulas al año. En su mayoría los árboles producidos en este vivero son destinados a la reforestación de la Cuenca Río Plátanos y la reforestación de la cuenca del Lago de Atitlán.

El segundo vivero, ubicado finca San Gabriel, en el municipio de San Juan Sacatepéquez, tiene una capacidad de medio millón de plantas al año, destinadas para la reforestación y protección de la Cuenca Río Xayá-Pixcayá, que provee el agua para diversas áreas del departamento de Guatemala. A ello se suma una producción de aproximadamente 200 000 árboles anuales en la finca La Pedrera.

Educación Ambiental: El Reforestamovil, recibe su nombre por el vehículo en que se movilizan educadores y capacitadores que llevan a cabo, a través de estudios y evaluación de cuencas hidrográficas, visitas, pláticas y planes de reforestación que se requieren para la educación y capacitación ambiental de los niños de las escuelas. Misma que se extiende hacia agricultores, promoviendo el establecimiento y manejo de bosques agroforestales en diferentes aldeas seleccionadas dentro de las cuencas de influencia de las plantas de producción.

Fijación de Carbono: Además de la recuperación de cobertura vegetal y la protección de fuentes de agua, los programas de reforestación, han producido un promedio de 27 millones 350 mil árboles, que contribuyen en la fijación del CO2 atmosférico en sus troncos y hojas. Esto se debe a que los bosques jóvenes poseen un alto grado de absorción de CO2 para su crecimiento y desarrollo.

Tratamiento de aguas residuales y economía circular

Originaria de la India, el vetiver es una planta no invasiva cuyas raíces pueden crecer hasta 9 metros de largo. El proyecto Aguatemala implementando en 2019, busca aprovechar todos los usos del vetiver para incentivar la economía local.

Sus características son ideales para el tratamiento de aguas de residuales debido a su tolerancia a condiciones adversas. También es capaz de eliminar del agua residual, los distintos agentes que en ella existen. El proyecto AGuatemala emplea el Vetiver como agente biológico y lo combina en un peculiar diseño de filtros permeables hechos a base de concreto. Además del tratamiento de aguas residuales, también puede contribuir con las comunidades para que adopten un modelo de negocio al aprovechar los subproductos del saneamiento para el autoconsumo.

En general, Aguatemala tiene la capacidad de generar un impacto en al menos 8 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible: Fin de la pobreza, Salud y Bienestar, Agua Limpia y Saneamiento, Energía Asequible y No Contaminante, Trabajo Decente y Crecimiento Económico, Industria, Innovación e Infraestructura, Ciudades y Comunidades Sostenibles y Acción por el clima.

Medio ambiente, inclusión y desarrollo sostenible

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos en la Agenda 2030, surgen como una respuesta para prestarle especial atención al cuidado y preservación del planeta, así como a la salud y bienestar de las personas. Como parte de las iniciativas que Cementos Progreso lleva a cabo para contribuir con el avance de la Agenda 2030, la empresa cuenta con una política de compras inclusivas por medio de la cual favorece la activación económica local, priorizando la conservación del medio ambiente.l

Para implementar dicha Política, buscamos priorizar a proveedores locales de las zonas de operación. En las áreas en donde no hay disponibilidad de capacidades, bienes o la oferta disponible no cuenta con los estándares de productos necesarios, invertimos en desarrollarlas”, comparte José Raúl González, CEO de Progreso.

La empres también le apuesta a la creación de nuevas cadenas de proveedores. Para ello trabaja con personas de comunidades locales para crear capacidades y oportunidades de empleo.

Te puede interesar: