La laguna de Ipala se tiñó de rosado, la razón: un proceso...

La laguna de Ipala se tiñó de rosado, la razón: un proceso natural

Compartir

La laguna del volcán de Ipala se tiñó de rosado, según alertaron pobladores y turistas que visitaron el área.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap), este fenómeno se observa desde hace tres años, particularmente en la época de lluvia y se considera que se trataría de un proceso natural. Sin embargo, las autoridades realizan evaluaciones para determinar qué provocó la variación.

La institución reportó que hace tres semanas se observó la coloración en una parte de la Laguna, la cual se dispersaba por la tarde. Medios locales reportaron la semana pasada que el agua había regresado a su color normal.

El Conap señaló que preliminarmente atribuyen la variación en el color del agua a la alta concentración de minerales y al crecimiento excesivo de algas debido a la contaminación.

El color rosado sería provocado por una planta unicelular conocida como Dunalliela, que reacciona a los niveles extremos de sal en el agua. El proceso químico se produce por la presencia de bacterias púrpuras del azufre, sumado a determinadas condiciones meteorológicas.

Personal técnico de la Dirección Regional Suroriente del Conap mantiene un monitoreo del comportamiento de la coloración del agua. Asimismo, tomaron muestras que fueron trasladadas al laboratorio de la sede en Chiquimula de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Usac) para su análisis.

Área protegida

El volcán y la laguna de Ipala fueron declarados en 1998 como un Área Protegida de Usos Múltiples. El Conap promovió el resguardo de la zona para conservar las especies silvestres, evitar la vulnerabilidad de la laguna y fomentar la actividad forestal en las inmediaciones del cráter.

Las autoridades permiten el acceso para visitas turísticas de bajo impacto para el lugar. También admiten la siembra de árboles de frutos, leña o madera. Con información del portal elperiodico.com.gt

Tal vez le interese leer…

Por falta de lluvias lagunas de Sepalau podrían desaparecer