Tráfico de jade en Guatemala, negocio redondo para el crimen organizado

Tráfico de jade en Guatemala, negocio redondo para el crimen organizado

Compartir

El incremento en las incautaciones del valioso mineral saqueado en el nororiente del país, alerta sobre el nuevo modelo de negocio del crimen.

En los últimos años ha existido un crecimiento del tráfico ilegal de dicho mineral precioso. Por la ubicación geográfica del país, se pueden encontrar grandes vetas de jade en estado natural que no cuentan con un control oficial ni protección por parte de las autoridades.

Desde hace muchos años se han conocido una serie de denuncias de tráfico ilegal, aunque las autoridades carecen de indicadores muy específicos sobre los montos de trasiego, los lugares de extracción ilegal y los delitos administrativos en la generación de licencias de explotación.

Fue a finales de la década de los años 90 cuando se realizaron las primeras denuncias de extracción ilegal, específicamente en el oriente del país. Personas de origen asiático con actividad comercial en Guatemala, explotaban y exportaban el mineral sin ningún permiso del Ministerio de Energía y Minas.

Durante el año 2015 se realizaron varias acciones de inconformidad por parte de algunas comunidades que se oponen a la extracción ilegal del mineral.

En febrero de dicho año, campesinos de la comunidad El Arco, en Teculután, Zacapa, obstruyeron el paso desde horas de la madrugada para impedir el ingreso a la comunidad de camiones y maquinaria utilizados para la extracción ilegal del jade.

En octubre de 2019, fuerzas de seguridad reportaron la incautación de un contenedor con una gran cantidad de piedra de jade.

La incautación se logró gracias a la denuncia de dos ciudadanas que informaron a la PNC sobre la ubicación del contenedor con el mineral. Las autoridades dieron con los ilícitos en la Aldea Santa Rosa Las Flores, en el departamento de Izabal.

En otro caso reportado, en noviembre del presente año, la Fiscalía de Delitos Contra el Medio Ambiente informó sobre la captura de tres personas que realizaban una explotación ilegal de Jade en Valle Nuevo, Morales, Izabal.

En esta ocasión, fue el Ministerio de Energía y Minas quienes habían interpuesto la denuncia.

Durante el operativo las autoridades lograron incautar nueve máquinas retroexcavadoras, las cuales fueron trasladadas a predios de la Policía Nacional Civil.

Entre ambas incautaciones las autoridades establecieron que el monto ascendía a más de 75 millones de quetzales. Las personas que fueron detenidas durante los operativos salieron libres luego de pagar una fianza.

¿Con la venia de las autoridades?

De acuerdo con testimonios de residentes del lugar, las explotaciones ilegales de jade en Izabal cuentan con la protección de las autoridades, quienes se benefician económicamente del comercio de dicho mineral.

Las investigaciones de los fiscales asignados al caso apuntan a una red de influencias, principalmente política, que facilita todo el proceso ilícito.

La ruta de facilitación para esta estructura criminal incluso conduce hasta el mismo Gobernador Departamental de Izabal, Erick Bosbelí Martínez Reyes, quien ha negado en varias ocasiones estar involucrado en dichos ilícitos.

Sin embargo, las fiscalías a cargo de las investigaciones, han afirmado que de momento el gobernador no está siendo investigado; pero, que parte del éxito de los últimos operativos de incautación, se han dado por no involucrar a funcionarios locales en las acciones.

Te puede interesar:

Según la PNC, cargamento de jade incautado está valorado en Q77.5 millones