Minería de Nicaragua: hacia el camino de la especialización

Minería de Nicaragua: hacia el camino de la especialización

Compartir

Investigadores concluyen que no existe fórmula única para obtener licencia social en la minería.

Cuando un proyecto minero pierde su licencia social para operar, muchos pierden su trabajo y los inversionistas pierden su dinero. “Aunque la licencia social no está escrita ni reglamentada por la ley, esta debe estar presente en cada proyecto y ganarse a través de la responsabilidad social en su comunidad”, relata el ingeniero civil Álvaro Rivas Chamorro, quien además cuenta con una maestría en Operación Minera.

El ingeniero Rivas Chamorro es parte de un selecto grupo de nueve ingenieros que cursaron una maestría en Operación Minera en la Universidad Americana (UAM).

“Nuestra tesis se basó en la licencia social, que es el permiso de aprobación que te da la comunidad para que una compañía minera desarrolle un proyecto en la zona, ya que el Estado te puede dar el permiso de operación, pero si la comunidad no lo permite, es difícil que el proyecto arranque”, indicó Belkin Soriano, quien labora para Mina El Limón, propiedad de la empresa canadiense B2Gold.

A juicio de Soriano, en dependencia de la zona donde se realiza el proyecto, la empresa debe tener presente la aprobación de la comunidad. Así también opina el ingeniero Martín Guevara, decano de la Facultad de Ingeniería de la UAM, quien fue uno de los expertos que participó como juez en la defensa de la tesis “Análisis de la comunicación para el mantenimiento de la licencia social de operación minera en la zona central de Nicaragua”.

En el sitio del proyecto, las redes de interesados emiten licencias sociales. Sin estas, el proyecto se detiene. Sin embargo, obtener una licencia social es un asunto bastante extenso. Más que eso, es un proceso continuo que se extiende por toda la vida del proyecto”, indicó Guevara.

Esfuerzo de empresa privada y academia

La maestría en Operación Minera impartida por la UAM es un esfuerzo en conjunto entre la empresa privada y la academia, y es la primera vez en las últimas cuatro décadas en Nicaragua, que se imparte un programa de educación superior tan especializado.

Denis Lanzas, coordinador del programa de la maestría y además presidente de la empresa LRS Minerales S.A., quien también formó parte del jurado calificador de la tesis, destacó que la investigación realizada por los ingenieros será de mucha importancia para el desarrollo del sector minero.

Esto marca un hito en la educación del sector minero, ya que después de 38 años, estamos egresando a los primeros tres másteres en operación minera”, explicó Lanzas durante la ceremonia que graduó a una parte de los profesionales. Aún faltan seis que deben presentar su tesis.

En crecimiento

En la última década, la minería se ha convertido en una de las actividades económicas más importantes del país, representando el 2.3% del Producto Interno Bruto nacional. Genera empleo formal a casi 5,000 personas y más de 15,000 puestos de trabajo de manera indirecta.

La especialización de estos profesionales de la minería ayuda al país y por ende a las comunidades donde operan estas empresas, las cuales deben de tomar en cuenta las recomendaciones para no afectar el medioambiente y por tanto, no perder esa licencia social”, manifestó Lanzas.

Omar Vega, gerente de país de B2Gold Nicaragua, dijo que la obtención de la licencia social para un proyecto minero es imprescindible.

La investigación de los másteres en Operación Minera concluye que no existe una fórmula única para que las compañías mineras obtengan y conserven una licencia social para operar.

Sin embargo, son necesarios algunos principios, como el establecimiento de buenas relaciones que tienen como base el respeto mutuo, la comunicación abierta, la inclusión de todos los involucrados, la honestidad y la divulgación total de la información de los procesos de exploración y explotación minera.