Europeos fuertes en minerales industriales pero con alta dependencia exterior

Europeos fuertes en minerales industriales pero con alta dependencia exterior

Compartir

Europa puede presumir de tener una industria minera con tecnología puntera y de ser autosuficiente en la producción de algunos minerales industriales, pero sus recursos son insuficientes en otros casos, lo que se traduce en una fuerte dependencia de proveedores extracomunitarios como China.

La Unión Europea (UE) es líder mundial en la producción de dos minerales industriales, la perlita y la caolinita (ambos empleadas en la construcción), y de un combustible fósil, el lignito, un tipo de carbón altamente contaminante.

La UE también cuenta con valiosos depósitos de algunos metales comunes, como el cobre, el zinc o el plomo, y de metales preciosos, principalmente la plata.

Sin embargo, aunque el continente europeo dispone de una industria cada vez más automatizada y fabrica y distribuye alrededor de un cuarto de los equipos de minería, solo produce alrededor del 40 % de los materiales que necesita, explica a Efe el presidente de la asociación minera europea Euromines, Mark Rachovides.

PRINCIPALES PAÍSES Y MINERALES

En 2017, solo Grecia produjo el 40,92 % de la perlita mundial y Alemania y la República Checa, el 21,78 % del caolín, según datos del informe “World Mining Data 2019”, elaborado por el Ministerio de Asuntos Exteriores austríaco.

Alemania lidera la extracción de lignito a nivel global con el 20,66 % de la producción mundial.

En Alemania también se encuentran los principales yacimientos de feldespato (en 2017, produjo el 15,16 % del total mundial), potasa (6,78 %), sal (5,47 %) y cadmio (2,77 %).

Finlandia fue el país más pujante en la producción de cromo (acaparó el 2,85 % del total mundial), cobalto (1,7 %), níquel (1,6 %), azufre (1,27 %), platino (0,78 %) y oro (0,27 %) en 2017.

Su vecina escandinava, Suecia, lideró ese año la producción de zinc, con el 2 % del total mundial, y plomo (1,41 %).

Polonia también tiene un peso destacado en la industria minera europea, con una importante cuota en la producción de plata, cobre y carbón térmico.

Fuera de la UE, Ucrania fue el principal productor de titanio en Europa (acaparó el 6,13 % del total mundial), de hierro (2,43 %) y de grafito (1,38 %).

DEPENDENCIA DEL EXTERIOR

Las principales importaciones de la UE proceden de Canadá, Australia, el área de Mercosur (especialmente Brasil), Corea del Sur y Japón, según el presidente de Euromines, una asociación que representa a 17 federaciones mineras nacionales y a 27 empresas en el continente.

El continente africano, a pesar de ser una zona muy rica geológicamente, no suministra más del 10 % de los minerales que la UE compra a países extranjeros.

La industria minera europea ha puesto ahora el foco en los yacimientos de cobalto de Finlandia y Suecia con el fin de reducir la dependencia exterior de países como la República Democrática del Congo (RDC), donde se encuentran las mayores reservas mundiales de ese mineral, que a menudo se extrae con mano de obra infantil, explicó Rachovides.

Europa, además, tiene una fuerte dependencia de naciones como China, que satisface más del 90 % de la demanda mundial de tierras raras (elementos imprescindibles para la fabricación de productos tecnológicos), y Turquía, que es líder en la producción de borato (una mineral empleado comúnmente para fabricar detergentes).

UNA MINERÍA SOSTENIBLE

Los minerales con más futuro en Europa, según Rachovides, serán los “más simples”, como el acero, el cobre, el aluminio, el zinc o el níquel, porque son los que permitirán “la revolución eléctrica” y la transición hacia las energías renovables.

El abandono del carbón se torna crucial para reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera, debido a que la combustión de este combustible fósil, especialmente el lignito, es altamente contaminante.

Los países de la UE que se han propuesto poner fin al carbón antes de 2030 son Finlandia, Irlanda, Dinamarca, Holanda, Austria, Francia, Italia y Portugal.

Según Euromines, la sostenibilidad de la industria minera a corto plazo en Europa pasa por la reutilización y el reciclaje de los recursos para satisfacer la creciente demanda de minerales.

Tal vez le interese leer…

Tierras raras: el oro del siglo XXI, el arma de China en la guerra tecnológica