Premio para ecólogas que nos enseñaron a calcular el valor de la...

Premio para ecólogas que nos enseñaron a calcular el valor de la naturaleza

Compartir

Expertas en biodiversidad obtuvieron el premio Fronteras del Conocimiento

Daily ha cuantificado el valor de la Naturaleza y Mace ha definido los criterios para determinar el grado de amenaza de una especie que establece la Lista Roja de la UICN.

El Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento (en la categoría de Ecología y Biología de la Conservación) ha sido concedido Gretchen Daily y a Georgina Mace, dos ecólogas pioneras en el desarrollo de las herramientas indispensables para “aplicar políticas que combaten la pérdida de especies” basándose en el conocimiento científico.

Su contribución científica ha servido concretamente para reconocer que “los servicios que nos proporciona la naturaleza tienen valor”, frente a una tendencia que daba por consabido ese hecho sin entrar a valorarlo. No han trabajado juntas, pero su aportación conjunta ha tenido un doble efecto beneficioso, reconoce el acta.

“Ambas han liderado el proceso para documentar la alarmante pérdida de biodiversidad global en la sexta extinción por la que atraviesa nuestro planeta”, y ambas han desarrollado “instrumentos políticos y económicos para la protección efectiva de la biodiversidad”.

Daily (Washington D.C, EEUU, 1964), de la Universidad de Stanford, y Mace (Londres, Reino Unido, 1953), del University College London, alertan con igual énfasis sobre la gravedad de la actual crisis de biodiversidad.

Erosión continua

“A lo largo de la historia, hemos erosionado tanto la diversidad como la abundancia de todas las demás formas de vida en la Tierra; y esa pérdida de especies está continuando; no hay ninguna demostración de que ni siquiera se esté frenando, así que necesitamos actuar ya”, dice Mace.

Daily, por su parte, advierte de que “la destrucción de la naturaleza que estamos provocando es un camino que nos lleva al suicidio. Tenemos que reconocer el papel que desempeña la naturaleza en sostener la vida, antes de que sea demasiado tarde”.

El jurado ha reconocido en ambas “el esfuerzo por poner el foco no tanto en detectar el problema como en buscar salidas, crear un espacio para las soluciones”, en palabras de su presidenta, Emily Bernhardt.

Criterios científicos para la Lista Roja

La primera contribución esencial de Mace fue definir los criterios científicos que determinan la inclusión de una especie en una determinada categoría de amenaza en la conocida Lista Roja de la Unión Internacional de Conservación para la Naturaleza (UICN).

Cuando empezó a usarse, en los años 60, la lista se basaba en las recomendaciones subjetivas de expertos. Mace, en las décadas de los 80 y 90, coordinó el trabajo para determinar los parámetros ecológicos que indican un riesgo relativamente alto de extinción: factores como “el tamaño de la población, el ritmo al que está disminuyendo esa población, la zona de distribución de una especie y hasta qué punto está fragmentada”, explicó Nace al recibir la noticia del fallo.

La Lista Roja empezó a usarse como guía para las políticas de conservación en 2005, e incluye hoy información de 90.000 especies. Tras su trabajo con la Lista Roja, Mace enfocó su investigación hacia el concepto de “servicios ecosistémicos”, el área en que los intereses de ambas científicas se solapan de lleno.

“Uno de los motivos por los que nos preocupamos por la extinción de especies es que nuestro bienestar depende de la existencia de comunidades naturales de especies en ecosistemas sólidos”, dice Mace.

Sin ellas, “la sociedad humana se quedaría sin muchos beneficios que hoy en día se dan por hecho”. Mace no se refiere sólo al valor de los servicios claro ya demostrados en la economía (como la polinización o el control natural de plagas), sino “al valor en un sentido amplio, a las contribuciones fundamentales de la naturaleza al bienestar humano”.

Ahí se incluyen el valor estético y cultural, y el valor para la salud física y mental. Aun así, Mace reconoce que hay servicios que dependen de la biodiversidad “tan fundamentales”, como el mantenimiento del ciclo de nutrientes y del agua, que “son procesos esenciales del sistema de la Tierra, y sin ellos, la vida probablemente no sería posible. Por tanto, su valor es infinito”.

La naturaleza entra en la ecuación

Daily ha convertido este concepto de servicios ecosistémicos en la base de una innovadora herramienta para la toma de decisiones en conservación: un software llamado INVEST (acrónimo en inglés de Evaluación Integrada de Servicios Ecosistémicos e Intercambios) que introduce el valor de los bienes que proporciona la naturaleza en la toma de decisiones, y que está siendo usado ya por organismos en 185 países.

INVEST compara escenarios ambientales y ayuda así a apreciar el coste real –con sus consecuencias– de desecar un humedal o eliminar los manglares de la costa. El acceso al programa es gratuito y ha sido desarrollado en colaboración con expertos de numerosas áreas –incluidas las ciencias sociales y la economía– dentro del marco de la sociedad Natural Capital Project, co-fundada por Daily y en la que participan 250 grupos de investigación de todo el mundo.

Tal vez le interese leer…

Tahoe fue nominada a premio gubernamental a la excelencia