Minería en América Latina y el Caribe, un enfoque socioambiental, parte I

Minería en América Latina y el Caribe, un enfoque socioambiental, parte I

Compartir

La minería, los minerales y los metales son importantes para el desarrollo económico y social de muchos países y los minerales siguen siendo esenciales para la vida moderna (United Nations, 2002). Durante muchos años, se ha destacado la relevancia del sector minero en los diferentes países, desde el punto de vista económico; sin embargo, en las circunstancias actuales, los aspectos socioambientales, toman tanta fuerza que, de no abordarlos adecuadamente, se acumulan conflictos en el desarrollo del sector minero y en la economía de los países de América Latina y el Caribe –ALC-.

Por esta razón, resulta importante hacer una revisión sobre la incidencia de la minería en la región; la forma en que los países han estado abordando los aspectos socioambientales asociados con la minería, desde sus planes de desarrollo nacional y los conflictos socioambientales, relacionados con las actividades mineras y sus efectos económicos, medidos en términos monetarios.

En contexto espacial, las condiciones geológicas de ALC favorecieron la formación de una gran variedad de depósitos minerales con reservas significativas (BID, 2016), lo cual, da lugar a que la explotación minera sea una constante en el abastecimiento de materias primas para el desarrollo de la infraestructura vial, de vivienda y de la industria local.

De ahí, la extracción a gran escala de minerales, como cobre, oro, carbón, níquel, que son comercializados en los mercados internacionales, generando inversión extranjera, regalías, impuestos y empleo, para dinamizar la economía de los países de la región (CEPAL, 2013a). Para la CEPAL (2013b), en ALC, la minería es una actividad que incide en la economía regional y es un importante motor económico para las comunidades en términos de aporte al producto interno bruto –PIB- (CEPAL, 2010); sin embargo, su aprovechamiento se debe hacer respetando el entorno ambiental e identificando los posibles conflictos que genere en el territorio (Viana et al. 1999).

Además, los conflictos de carácter ambiental y social están afectando, en diferente grado, el desarrollo del sector minero (United Nations, 2012)

Además, los conflictos de carácter ambiental y social están afectando, en diferente grado, el desarrollo del sector minero (United Nations, 2012), influyendo en la inversión en exploración, la puesta en operación de algunos proyectos e, incluso, ha ocasionado la suspensión de grandes proyectos, en etapa de exploración y explotación, con amplias expectativas en la producción de minerales, como oro, carbón y cobre (Jenkins & Yakovleva, 2006). Como señalan Rodríguez & Correa (2003), hoy más que nunca, los conflictos socioambientales son una parte central de los procesos de desarrollo y de rearticulación de ACL, en las agendas globales.

En este sentido, los aspectos ambientales se han abordado de manera separada a los sociales, pero es importante considerar que hacen parte de una relación recíproca, necesaria de ser tratada de manera conjunta, ya sea como una oportunidad o un problema, dependiendo de la óptica, el enfoque o el caso específico.

En concreto, lo socioambiental según Floriani (2014), hace referencia a un paradigma en tránsito, que requiere un sistema de cooperación innovador entre las partes, buscando saberes, metodologías, formas de interpretar, de evaluar y de dar respuesta a diversos temas de nuevas realidades, que corresponden a los fenómenos sociales y ambientales interconectados.

Te puede interesar:

Así contribuye el sector extractivo a la economía del país, parte I