Así contribuye el sector extractivo a la economía del país, parte I

Así contribuye el sector extractivo a la economía del país, parte I

Compartir

En el año 2017 el Ministerio de Energía y Minas, registró los ingresos aportados al Estado por el sector extractivo, que se dividen en pago de Regalías, Canon de Otorgamiento, Canon de Superficie, Multas Extemporáneas del Informe de Producción, Multas Incompletas, Multa de Omisión del Informe de Producción, Multas de Explotación Ilegal, Regalías al Estados e Intereses al Estado y Otros, por veintiún millones cuatrocientos ochenta y siete mil quinientos setenta y ocho con diecisiete quetzales (Q 21,487,578.17).

Se esperaba que en el año 2017, la disminución por el cierre de la Mina Marlin fuera compensado por la mina Escobal, propiedad de Tahoe Resources, ubicada en San Rafael Las Flores, Santa Rosa. Sin embargo por resolución Judicial de la Corte de Constitucionalidad (CC), el proyecto esta temporalmente suspendido; situación que según la Política Minera Institucional, ha afectado notablemente la economía nacional.

Al respecto el vicepresidente de la república Guillermo Castillo, asegura “que se deben garantizar las condiciones necesarias para atraer las inversiones y también para garantizar la certeza jurídica a potenciales inversores extranjeros”. El funcionario agrega, que la atracción de capitales facilitaría la recuperación de la economía nacional, pero ello también significa que se debe garantizar la certeza jurídica.

Según el Central American Business Inteligence (CABI) en Guatemala, pese a la magnitud de los aportes y la importancia que representan para la economía del país, existe desinformación sobre la industria extractiva, que se fundamentan en mitos. A ello, se suman los fallos de las cortes de justicia que inciden directamente en la economía nacional.

La falta de certeza que se esta viviendo a causa de la corte es lamentable, esto es una cosa de tema país, que el estado haya dado la licencia y la quite cuando se de la gana es un mensaje muy malo, para cualquier inversión del país” asegura Paulo de León, Director y Analista Senior de CABI.

Estas situaciones ajenas a la actividad productiva del sector, han provocado la disminución del ingreso de divisas por exportaciones, el pago de regalías al Estado y municipalidades, la ayuda social de parte de las empresas a las comunidades y la disminución del presupuesto de la Dirección General de Minería para supervisar las explotaciones mineras en campo.

Los conflictos que se registraron en las empresas mineras repercutieron en la reducción de un 36,84 por ciento en los ingresos tributarios al Estado de Guatemala en 2017, en comparación con 2016. Según datos oficiales, el país dejó de recibir Q180,73 millones de quetzales.

Por disposición de la Corte de Constitucionalidad, el proyecto El Escobal ubicado en Santa Rosa, permanece suspendido desde julio de 2017.

Recursos no aprovechados

Guatemala cuenta con una amplia riqueza de minerales que no es aprovechada por la falta de inversiones en esta industria. Uno de los últimos informes de CABI, da cuenta que el sector minero representa solo el 3% del Producto Interno Bruto (PIB), pero que genera condiciones de empleo más dignas y mejores salarios. Estas ventajas que ofrece el sector, pueden ser aprovechadas para la reactivación económica del país, en el proceso de vuelta a la nueva normalidad, derivada del covid-19.

Durante una reunión sostenida con la Comisión de Economía del Congreso, analistas recomendaron a los legisladores, apoyar la reactivación económica aplicando las leyes que fueron propuestas por la Comisión, entre estas, la Ley de trabajo a tiempo parcial, el tema energético, la ley de bancos y la reactivación de la actividad minera.

Ante la posibilidad que alguna de estar normativas llegue a la Corte de Constitucionalidad, (CC) tras su aprobación, Enrique Montano, presidente de dicha sala de trabajo considera que los magistrados “deben emitir resoluciones alejadas de tintes político y populistas”. En tanto, asegura, trabajaran en buscar el apoyo de otras comisiones para aprobar las citadas iniciativas y afrontar la crisis derivada del covid-19.

Según previsiones del presidente del Banco de Guatemala, (Banguat), Sergio Recinos, en 2021 el PIB estaría creciendo entre 3.5 y 4.5 por ciento. Esto depende del control de la pandemia a nivel mundial y que no haya un nuevo brote de coronavirus, durante el segundo semestre del año.

Indicó que el comercio es la actividad con mayor participación en el PIB con 18 por ciento, seguida de la industria manufacturera con el 14 por ciento. Ambas actividades finalizarán el año con cifras negativas, al igual que los sectores de servicios, alojamiento, construcción, transporte y minería.

La reactivación de la actividad minera, permitiría dinamizar la economía nacional y cumplir con las previsiones de crecimiento establecidas. En términos económicos, representaría ingresos a las arcas estatales estimados en al menos Q25 millones de quetzales mensuales.

Te puede interesar:

Sector eléctrico, hidrocarburos y minería mantienen activos sus servicios