Concluye programa de la Línea 69 KV impulsado por Mina Marlin

Concluye programa de la Línea 69 KV impulsado por Mina Marlin

Compartir

Durante la etapa de producción de metales preciosos, la Mina Marlin instaló una estructura de conducción eléctrica a la que denominó Línea 69 KV.

Para construirla debió negociar con las autoridades comunitarias y los propietarios de los terrenos por donde pasaron los cables y se colocaron los postes. La estructura atravesó el territorio de 15 comunidades, incluida la cabecera municipal de Tejutla, en cuya subestación se inició el cableado hacia la mina.

Como parte de su política de responsabilidad corporativa, Montana Exploradora de Guatemala creó el citado Programa para dar apoyo individual y comunitario. Entre los beneficiados hubo 7 del municipio de Tejutla, 2 de Comitancillo y 6 de San Miguel Ixtahuacán.

En los últimos dos años, se añadieron Quiacjul (un caserío de la aldea Ágel) y la colonia Plan de Tejutla, de la cabecera de ese municipio. Al inicio del Programa en 2008, había un total de 420 beneficiarios.

La cifra creció a 545 con el paso del tiempo. LOS BENEFICIOS La finalización del apoyo a los beneficiarios ocurrió en diciembre de 2017, pero el Programa concluyó a mediados de este año, según el informe presentado por la Unidad de Línea 69 KV de la Mina Marlin, dirigida por Aurelia Clara Arrivillaga, quien tuvo a su cargo la ejecución del apoyo anual de Q200 mil a las comunidades, y otros aportes a los propietarios de los terrenos.

De acuerdo con el reporte, los recursos entregados a cada una de las poblaciones fueron utilizados en proyectos como construcción y ampliación de escuelas, cocinas y comedores escolares, proyectos de agua, puentes y caminos, y mejoramiento de parques, entre otras grandes obras de infraestructura.

Los aportes individuales fueron para apoyar estudiantes, entrega de alimentos, materiales para mejorar y construir viviendas, insumos agropecuarios, creación de granjas y proyectos de seguridad alimentaria. En total, se entregaron más de Q34.9 millones.

El Programa tuvo un gran impacto social, principalmente entre personas de la tercera edad, viudas y madres solteras. La Línea 69 KV incluyó la colocación de 232 postes, en los cuales se instaló un total de 24.3 kilómetros de cableado, para llevar la energía hacia la Mina Marlin. Los cables fueron levantados en su totalidad por una empresa contratista. Una parte de los postes fueron adquiridos por los propietarios de los terrenos.

El resto se trasladó a la mina, donde fueron donados a otras entidades o destruidos. Las personas que quisieron quedarse con los postes firmaron un documento con el cual se evitarían problemas posteriores, tanto para ellos como para la empresa minera.