El mineral del futuro está muy cerca de ver la luz

El mineral del futuro está muy cerca de ver la luz

Compartir

Este trabajo científico se traduce en un gran avance para la actividad minera a nivel mundial y ya se aplica en la mina australiana Prominent Hill.

La investigadora australiana Caroline Tiddy, de la Universidad de Adelaida, desarrolló recientemente una serie de herramientas que permiten crear un mapa en el que se muestra dónde se encuentran las mayores concentraciones de mineral dentro de un depósito.

La innovación permite cuadruplicar el volumen estimado de mineral dentro de un posible yacimiento, permitiendo un enorme ahorro en materia de perforación y gastos generales de la etapa de exploración.

Actualmente las compañías mineras, gracias al avance científico, podrán ahorrar millones de dólares en la fase de exploración gracias a la nueva metodología de detección de concentración de minerales valiosos.

La promesa de un retorno de inversión acelerado para las empresas podría convertirse en un factor fundamental en el futuro de la aplicación de dicho sistema de datos que utiliza algoritmos geoquímicos.

El sistema de recolección de datos creado por Tiddy procesa la información resultante del análisis de las muestras obtenidas en las perforaciones, ayudando a localizar con mayor precisión los metales preciosos que se encuentran en las capas de sedimentos más recientes e identificando las perforaciones de las que se han obtenido.

La demanda global de cobre y oro está aumentando, pero cada vez resulta más complicado encontrar estos metales, ya que las compañías se ven obligadas a perforar a una profundidad mayor. Por ejemplo, la perforación en busca de diamantes cuesta hasta 400 dólares el metro, y no es raro tener que perforar a profundidades superiores a uno o dos kilómetros. Eso supone una factura de 800.000 dólares sin ninguna garantía de éxito, así que se limita el número de perforaciones. Y para complicar las cosas, los depósitos de mineral son muy pequeños en comparación con la superficie de búsqueda”, explica la investigadora en la justificación de su trabajo de aplicación concreta.

La ingeniosa solución ideada por Tiddy permitirá a las compañías mineras aumentar en primera medida el retorno de sus inversiones: “al utilizar estas herramientas geoquímicas, las compañías pueden centrar sus perforaciones en las zonas de menor riesgo. Y esto significan muy buenas noticias, porque encontrar actualmente un yacimiento de cobre económicamente viable tiene el potencial de generar ingresos por valor de 175 millones de dólares anuales y crear más de 500 empleos”, indicó la investigadora.

De momento, esta nueva herramienta exploratoria se ha experimentado con éxito en la mina de Prominent Hill, propiedad de OZ Minerals, un depósito de óxido de cobre y oro situado al norte de Australia del Sur.

Ciencia al servicio de la minería

El sistema de recolección de datos creado por Tiddy procesa los datos resultantes del análisis de las muestras obtenidas en las perforaciones, ayudando a localizar con mayor precisión los metales preciosos que se encuentran en las capas de sedimentos más recientes e identificando las perforaciones de las que se han obtenido.

Tal vez le interese leer…

Irán encuentra yacimiento de petróleo con más crudo que todo el subsuelo de EE.UU.