La seguridad no pelea con los derechos humanos

La seguridad no pelea con los derechos humanos

Prevención es la clave

Compartir

La seguridad y los Derechos Humanos parecieran estar enfrentados, pero por el contrario, son condiciones compatibles. Peter Snell, consultor internacional británico de seguridad de la entidad Centurion Security S.A., quien junto al especialista en Derechos Humanos, el licenciado Edgar Celada Quezada, fueron los encargados de crear los protocolos de seguridad en Derechos Humanos de Centurion Security.

En la siguiente entrevista, el consultor Snell, especialista en temas de conflicto sensible, nos relata cómo se logra armonizar ambas temáticas.

¿Cómo definimos un Protocolo de Seguridad, con visión y respeto a los Derechos Humanos?

Lo primero que se tiene que realizar, en cualquier tipo de servicio de seguridad, es hacer una evaluación de riesgos, en donde se permite evaluar cada circunstancia que rodea a un proyecto, incluyendo la posibilidad de que en algún momento se pongan en riesgo los derechos humanos.

Al realizarse e identificarse los riesgos, podemos elaborar una guía de procedimientos, que permitirá mitigar cualquier circunstancia riesgosa y con base en estos procedimientos, junto al cliente, trabajar el protocolo a seguir.

El cliente debe saber por qué se hará tal o cual cosa, y debe entender los procedimientos de seguridad planteados, que se implementen, el equipo a utilizarse, y como se tratará el incidente con base a la legalidad.

¿Cómo sería una situación preventiva?

Por ejemplo, enfrentar una manifestación en contra de la empresa del cliente. Se deben analizar todos los puntos legales y sociológicos, desde el derecho que tienen las personas a manifestar de acuerdo con la ley, hasta el caso más extremo, de ser necesario utilizar la fuerza. Lo que se debe evitar es la reacción sin procedimientos, que pueda ocasionar más conflictos y problemas. Por ello es básica la prevención.

¿Pelean los DH con la seguridad?

No, no están enfrentados. Lo importante, como hemos dicho, es la prevención. Por ello es necesaria la evaluación de las circunstancias que se van a enfrentar y la forma de llevar acabo los procedimientos en caso de incidentes. Esta información es vital para el cliente, para los que brindamos el servicio de seguridad, y para terceras personas. La planificación asegura mitigar los riesgos y que los derechos de las personas no sean violentados.

En Guatemala vemos que se presta el servicio de seguridad al cliente, sin ninguna asesoría en prevención.

Es más fácil contratar un guardia y renovar el contrato al año siguiente. Y no se trabaja en lo vital, que es en la identificación de riesgos y esto es lo más importante.

¿Existen diferencias entre los protocolos de la iniciativa privada con los del Estado, desde la perspectiva de los DH?

Si hay una diferencia, y cuando hablamos de protocolos de seguridad, tenemos que preguntarnos quien monitorea a la industria privada o del Estado, para asegurarnos de que si existen los protocolos, que son implementados y que no violan los Derechos Humanos. Por ejemplo, no todas las empresas de seguridad, tienen licencia para operar, algunas funcionan con base en un Acuerdo Gubernativo o Ministerial, y esto pone en riesgo al cliente ya que legalmente, este acuerdo quedo sin efecto con la nueva ley, indicando en la ley vigente que el contrate empresas de seguridad ilegales sin licencias para operar, tiene una multa de hasta Q100 mil o, en casos de reincidencias de contratación con empresas ilegales, la cárcel, lo cual está definido en el Decreto 52-2010.

Muchas empresas se crearon y funcionan actualmente bajo el antiguo Acuerdo Gubernativo, el que actualmente es ilegal, y otras bajo el Decreto 52-2010, ley vigente, es decir empresas legales. Por ello importante que el cliente comprenda la diferencia y evite riesgos en la contratación, ya que las empresas ilegales son las principales en violar los Derechos Humanos al darles un trato indigno y no respetar a sus trabajadores, no pagándoles IGSS o con descuentos de uniformes, lo cual, en las empresas de Seguridad ilegales, lamentablemente es muy común.

¿Quiénes se involucran para definir un protocolo de seguridad?

En nuestro caso, Centurion Security S.A, existe una armonía entre el cliente, nosotros los especialistas en seguridad, y sobre todo, la ley. Para que sean tomados y evaluados los puntos de vista desde la asesoría en seguridad, todos nos involucramos y trabajamos de forma estrecha con el cliente. Tenemos una extensa experiencia, hemos trabajado en Somalia, Irak, Afganistán y muchas veces en mesas redondas de gobierno, en busca de soluciones certeras con base en nuestra experiencia.

¿Cómo trabajar en un país como Guatemala, donde la prevención es casi nula?

La prevención es casi inexistente, lamentablemente, ya que la mayoría de empresas de seguridad no realizan la fase de evaluación de riesgos, debido a que no cuentan con los especialistas o, en muchos casos, utilizan procedimientos militares obsoletos. Y al no realizar una evaluación de riesgos, no se puede prevenir, ni evitar las violaciones a los Derechos Humanos.

¿Los protocolos de Seguridad deben construirse a partir de la base de observancia a los Derechos Humanos?

No precisamente; los protocolos de seguridad deberían basarse en la mitigación de riesgos, mediante el desarrollo de procedimientos de prevención, reacción e información. Esto se logra al desarrollar procedimientos de prevención, reacción e información. Deben tomarse en cuenta todas estas variables, tenemos todos los escenarios posibles para determinar riesgos, armonizando cuidadosamente con la ley.

¿Qué consejos o tips nos daría para contratar a una Empresa de Seguridad?

Primero, solicitar a la Empresa de Seguridad que presente las licencias de operaciones vigentes, ya que estas vencen cada dos años. Segundo, que la licencia de operación indique el servicio que se brindará al cliente. Tercero, las empresas de seguridad deben tener por ley una garantía de responsabilidad civil frente al cliente, la que establece el Decreto 52-2010, ley vigente. Cuarto, los guardias deben de estar capacitados y tener su respectivo carné de la entidad que los evalúa, Dirección General de Servicios de Seguridad privada -DIGESSP-. Quinto, confianza en su asesor o consultor de Seguridad, ya que muchos no utilizan procedimientos de seguridad en donde se mitigue el riesgo, simplemente colocan a un guardia más con un arma y sin el entrenamiento correspondiente, lo cual hace que el cliente se encuentre en riesgo, pues al no saber usar correctamente un arma puede lastimar a un inocente.