La importancia y el lugar que ocupa el agua en el proceso...

La importancia y el lugar que ocupa el agua en el proceso minero en Guatemala

Compartir

El agua es un elemento importante en procesos productivos e industriales. Y la industria ha asumido el compromiso de hacer un uso responsable y adecuado de este recurso, por lo que actualmente procesos productivos como el minero han avanzado para cada vez ser más eficientes en el uso del agua y minimizando su impacto.

Un ejemplo de ello es el proceso que implementa Minera San Rafael, que realiza un manejo de agua que cumple con estándares internacionales que exceden los requisitos locales.

Es un mito creer que se realiza un mal uso o una utilización extensiva de agua, ya que actualmente, existen sistemas eficientes para su uso que incluyen el reciclaje y la recirculación de agua.

En el caso de Minera San Rafael, tiene dos fuentes exclusivas de agua: las lluvias y el agua que naturalmente permea el cerro sobre la mina; del total de agua de estas fuentes, el 25% se utiliza en la producción y el otro 75%, que nunca estuvo en contacto con ningún proceso industrial, se libera al río después de pasar por un proceso de clarificación, en donde se eliminan los sedimentos sólidos naturales como arcilla o lodo.

La empresa cuenta con un sistema que permite acopiar el agua de lluvia, que es la que se utiliza principalmente en el proceso productivo y que, además, está en un sistema de recirculación que garantiza la utilización eficiente del agua, así como el control sobre su manejo y que esta agua no vaya a parar a la naturaleza de manera irresponsable.

El agua que utilizamos acá en la mina, proviene de las lluvias y de las filtraciones que hay dentro del cerro”, afirma Oscar Esquivel, Intendente de Minas, quien nos explica más a detalle el procedimiento con el que es tratada el agua en la Mina San Rafael.

Para nosotros es necesario extraer el agua que hay acá en los túneles, ya que de lo contrario no se podría realizar de forma segura el trabajo en el interior de la mina. Es por eso que tenemos varias máquinas de bombeo para poder extraerla y tratarla cuidadosamente”, asegura Esquivel.

Al momento en que el agua, que es extraída de nacimientos naturales que hay dentro del cerro, es extraída hacia la superficie, la misma es tratada dentro del “clarificador”, una máquina especialmente diseñada para la remoción de los desechos sólidos que pueda tener el líquido proveniente del cerro.

Realizamos la clarificación y el proceso de nivelación del pH del agua. Se hace la remoción de las impurezas y de los desechos sólidos provenientes de la montaña y tratamos el pH de la misma, el cual debe estar entre un nivel del 7 u 8”, asegura Ruperta Morales, quien se desempeñaba como Técnica de Tratamiento de Aguas en la Mina San Rafael y quien lastimosamente ya no labora en la misma debido al recorte de personal ocasionado por el impasse en que se encuentra el proceso en la Corte de Constitucionalidad, pero muy amablemente accedió a comentarnos el proceso.

Ruperta nos comenta que los niveles de pH deben oscilar en la escala del 7 u 8, ya que de esa manera la mina cumple con las especificaciones establecidas dentro del acuerdo 236-2006 que establece la Disposición de Aguas Residuales, en donde se establecen los criterios y los requisitos que se deben cumplir con la finalidad de proteger a los receptores de aguas residuales.

Otro objetivo de dicho acuerdo es el de promover el desarrollo del recurso hídrico con visión de gestión integrada para promover la conservación y mejoramiento de dicho recurso. La aplicación de este reglamento es para todas las personas que manejen aguas residuales y está bajo el control y la supervisión del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales.

Luego de realizar este proceso, el agua es liberada hacia una quebrada contigua a la planta de tratamiento. Esta quebrada es el único punto para la descarga de aguas autorizado por las autoridades guatemaltecas y es en donde se toman muestras a diario por parte de la Mina San Rafael, para asegurar que la calidad del agua que se extrae, está entre los parámetros establecidos por la ley.

El agua que es procesada por Minera San Rafael, cumple con todos los estándares establecidos y los vecinos de la comunidad han sido beneficiados con el agua que se libera a la naturaleza, como es el caso de la granja de tilapias de la finca San Rafael.

Varios países sudamericanos como Argentina, Chile y Perú, son un claro ejemplo, implementan este sistema de uso y reciclaje del agua con el objetivo de no perjudicar el medio ambiente y realizar un buen manejo del recurso hídrico, el cual es un buen ejemplo para que otras industrias que utilizan el agua dentro de sus procesos productivos puedan hacerlo de una manera más eficaz.