Industria extractiva dinamiza la biodiversidad en espacios protegidos

Industria extractiva dinamiza la biodiversidad en espacios protegidos

Lejos de ser una amenaza, es una oportunidad para la biodiversidad

Compartir

La gestión correcta de los recursos geológicos, permite que las actividades extractivas sean compatibles con la promoción de la biodiversidad, incluso en aquellas áreas protegidas.

Esta es, quizás, una de las principales conclusiones a las que llegaron los más de 130 expertos nacionales e internacionales que participaron en el Foro Internacional “Contribución de la industria extractiva a la red Natura 2000 – Una oportunidad para la biodiversidad”, celebrado en Madrid, España, en la sede del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, de dicho país.

Según el portal Interempresas, durante el encuentro se hizo hincapié en el importante rol que juega la industria extractiva en el fomento del desarrollo social y económico, de las regiones en donde opera.

Un valor que permanece, en su mayor parte, en el entorno local donde se establecen las industrias extractivas, es la creación y mantenimiento de empleos en las zonas rurales, además de proporcionar las materias primas imprescindibles para el bienestar de todos los ciudadanos.

La importancia de la industria se refuerza por ser la proveedora de materias primas para numerosos sectores empresariales, básicos para la economía de cualquier país, como el cemento, cales, cerámica, hormigón, mortero, ladrillos, vidrio, construcción, siderurgia, industria química, generación de energía, alimentación, medio ambiente, entre otros.

Según la Comisión Europea, “el 70% de la industria europea depende de la extracción de recursos naturales para generar crecimiento y empleo”.

En el contexto español este sector es, además, básico a la hora de reducir el déficit de la balanza de pagos, ya que el 20% de las rocas y minerales extraídos anualmente en España se destinan a la exportación, lo que supone la entrada de 1,500 millones de euros a la balanza comercial española.

Oportunidad para la biodiversidad

La rehabilitación de las explotaciones durante y al final del ciclo de un proyecto, es una de las vías utilizadas por la industria extractiva no energética para contribuir a su conservación.

En España y en Europa se pueden citar numerosos casos de éxito de explotaciones que han sido rehabilitadas y se han convertido en áreas integradas dentro de la propia red Natura 2000, mejorando incluso la biodiversidad preexistente en la zona, en especial en los casos de medios naturales empobrecidos, en los que los procesos de rehabilitación prestan una contribución positiva neta al proporcionar nuevos hábitats a las especies.

Con este tipo de iniciativas la industria extractiva destina una parte de sus recursos económicos a la conservación de la naturaleza, reduciendo la dotación de recursos públicos necesaria para tal fin.

Estas actividades implican no solo inversión en mejoras sobre el terreno, sino también mediante la financiación de proyectos concretos de asociaciones conservacionistas locales o nacionales, circunstancia que permite incrementar y mejorar las zonas de anidamiento de aves, la reforestación con especies autóctonas o la creación de ecosistemas idóneos para la pervivencia de especies locales amenazadas, entre otros.

“Para la Comisión Europea, la explotación de recursos naturales, como son las materias primas minerales, sí que es posible en las áreas de red Natura 2000, con un proceso de evaluación adecuada. Consideramos que la industria extractiva, correctamente gestionada, lejos de ser una amenaza, es una oportunidad para la biodiversidad”, resaltaron el director general de Medio Ambiente de la Comisión Europea, Daniel Calleja Crespo, así como Nicola Notaro, jefe de Área de red Natura 2000.

Ambos señalan que la Comisión Europea cuenta con una Guía sobre Industria extractiva no energética y red Natura 2000 una donde se detalla el procedimiento aplicable para la autorización de nuevas explotaciones mineras en dichas áreas.

“La Comisión Europea está trabajando en la mejora en la aplicación de las Directivas, ya que es imprescindible, tanto para seguir avanzando en materia de biodiversidad, como para asegurar que las actividades económicas se sigan desarrollando en las áreas de red Natura 2000”, concluyeron.