El legado que deja la Mina Marlin a Guatemala

El legado que deja la Mina Marlin a Guatemala

Empresa entregó al Estado Q3 mil millones en impuestos y regalías, además de que se invirtierón Q451 millones en programas comunitarios de desarollo

Compartir

El cierre de operaciones de Mina Marlin es un momento propicio para analizar el legado que esta empresa deja para Guatemala, el cual solo en beneficios directos para el Estado, significaron más de Q3 mil millones de ingresos, del que vale la pena preguntar a las autoridades que hicieron con ellos.

Estos fondos, a marzo de 2017, hoy significan más del presupuesto de inversión asignado al Ministerio de Comunicaciones.

Con ellos, el Gobierno y las municipalidades beneficiadas, San Miguel Ixtahuacán y Sipacapa, debieron invertir en obras de beneficio para las comunidades aledañas. Sin embargo, esto no ocurrió.

¿Cuánto dinero aportó al Estado la mina Marlin?

El aporte económico debe analizarse en conjunto, no solamente en el tema de regalías, porque esa es una visión parcial que deja de lado otros ingresos derivados del pago de diversos impuestos.

Este aporte se compone de regalías (obligatorias, voluntarias y a las municipalidades), pago de cánones municipales, aportes al Instituto Nacional de Bosques (INAB) y Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN), Timbres Fiscales, Impuesto Sobre la Renta (ISR), Impuesto Único Sobre Inmuebles (IUSI) e Impuesto de Solidaridad, más las eventuales multas e intereses por estas.

En los 11 años de funcionamiento, este aporte al Estado de parte de mina Marlin sumó Q3,069.6 millones.

El 25.75% de este aporte, Q913.266 millones, corresponde a las regalías, que a su vez se dividen en obligatorias, Q335.374, y las voluntarias Q577.892. El 74.25% restante, Q2,156.334 millones, corresponde a los otros impuestos.

Este, podemos decir, es el aporte directo al Estado, pero, además, hay otro indirecto que viene del pago de impuestos de los empleados. Mina Marlin, por medio de Montana Exploradora, ha sido empresa ubicada en el sector de la economía formal.

Como agente retenedor de impuestos, Montana Exploradora trasladó al Estado, Q317 millones, correspondientes al pago de impuestos de todos los empleados.

Beneficios sociales

Montana Exploradora realizó una inversión directa de Q426.6 millones en diferentes programas de desarrollo, efectuados desde el departamento de Desarrollo Sostenible, entre los que se encuentran aportes de ayuda humanitaria, proyectos de educación, de introducción de agua potable y otros más.

Los viveros donde se cultivan los nuevos bosques.

No fue el único aporte, porque por medio de la fundación Sierra Madre, brazo social de la empresa, se invirtieron Q25 millones en otros proyectos, para un gran total de Q451.6 millones.

Esto significó, entre otras cosas, capacitación a las poblaciones aledañas, desarrollo de proyectos sostenibles, programas de reforestación y preservación, asfalto a las dos rutas de ingreso a San Miguel Ixtahuacán, construcción de un Centro de Atención Permanente (CAP), ya entregado al Ministerio de Salud para su administración y mantenimiento.

En la actual fase de cierre de operaciones, se desarrollan programas ambientales de recuperación del área en donde funcionó la exploración a cielo abierto, el tajo que ya fue rellenado y se experimenta la siembra de diversos cultivos para buscar el más rentable, dadas las condiciones climatológicas de la región y de los terrenos, los que tienen una pequeña cobertura de tierra fértil.

La vida renace en los terrenos agrestes y su ejemplo más palpable es el área de represa de colas, en la cual se tiene previsto plantar un bosque en las 47.3 hectáreas que ocupó dicha represa. Pero antes de que se inicie la siembra, la vida ya empezó a renacer de forma natural y se pueden observar pequeñas islas verdes sobre el campo blanco.

En esta área se movilizarán 1.5 millones de metros cúbicos de tierra, primero serán sembradas gramíneas previo a la reforestación que implica 1,101 árboles por hectárea, del tipo Sauce Llorón. Este bosque se tiene planificado que esté sembrado en 2018.

Obra social, infraestructura, reforestación, nuevos centros de estudio y de servicios de salud, capacitación de mano de obra, desarrollo de proyectos productivos con las comunidades, más un aporte económico al Estado, constituye el legado de Marlin a Guatemala.

Por ello, el oro dejó una nueva vida.