Bosque Tzalá, la apuesta por una nueva área protegida

Bosque Tzalá, la apuesta por una nueva área protegida

Compartir

Durante 14 años, la Mina Marlin ha protegido el Bosque Tzalá a fin de procurar su regeneración natural, luego de que mucho tiempo estuvo sometido a incursiones humanas para la tala ilegal, así como para incendios intencionales.

Esa es la razón por la que las autoridades mineras han decidido promover la creación de un “Área Protegida”, ya que así se contaría con el apoyo del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP).

La figura legal sería la de una “Reserva Natural Privada”, dice el gerente general de Montana Exploradora de Guatemala, Alfredo Gálvez. A lo que se agregaría el calificativo “de Usos Múltiples”, explica el gerente del Departamento de Ambiente, José Carlos Quezada.

El gerente de Ambiente indica que se ha pensado en esa figura legal porque en la mina, desde el fin de su producción de metales preciosos, se trabaja en la creación de proyectos agrícolas.

Eso significa que una buena parte del territorio que la mina debe cuidar y proteger durante 10 años, de acuerdo con la Ley de Minería, formará parte de ese proyecto que quedaría bajo la supervisión del CONAP.

Según Quezada, gracias a la protección de los mineros, el Bosque Tzalá se ha regenerado, aunque todavía hay especies animales y vegetales que están bajo amenazas de extinción.

Hay un buen núcleo de árboles que incidirá en la revegetación de áreas restauradas en la Mina Marlin”, afirma el gerente de Ambiente, y sostiene que ese bosque también es un espacio para el anidamiento de aves, igual que lo será la arboleda que ya comenzó a crearse en lo que fue la represa de colas.

El pasado 18 de abril, se tuvo la primera visita de técnicos del CONAP, como parte de los primeros trámites para lograr la declaración de Área Protegida, que se iniciará con la elaboración del estudio técnico