Tormenta mueve barco atrapado durante un siglo y lo acerca al filo...

Tormenta mueve barco atrapado durante un siglo y lo acerca al filo de las Cataratas del Niágara

Compartir

La fuerte lluvia y el viento de la noche de Halloween movió una enorme catana de hierro que había estado atrapada en una percha rocosa cerca de las Cataratas del Niágara desde 1918.

Durante 101 años se consideró que la vieja embarcación era inamovible, hasta que la tormenta la zafó el jueves, según el servicio de parques del Niágara.

El barco, que se había deteriorado durante el siglo pasado, pareció voltearse y girar de costado.

La catana se desprendió de su remolque durante una expedición de dragado en el río Niágara de Canadá el 6 de agosto de 1918, a una milla de las cataratas Horseshoe, y se deslizó hacia la mitad del río cerca de la frontera entre Ontario y el estado de Nueva York.

Dos hombres estaban a bordo cuando el barco comenzó a moverse hacia el borde de las cataratas.

Gustav Lofberg, de 51 años, y James Harris, de 53, abrieron las compuertas de descarga para inundar sus compartimentos y frenar el barco, evitando que se cayera por las cataratas.

Los hombres quedaron atrapados en los rápidos del río después de que la embarcación se encallara en las rocas. La Guardia Costera estadounidense logró rescatarles a la mañana siguiente, pero salvar la embarcación pareció imposible.

De acuerdo con un reporte de NBC, los restos de metal apenas se desplazaron unos 150 pies (unos 45 metros), y se encuentra ahora a unos 2000 pies (600 metros) de caer por las cataratas. El desplazamiento no es visible desde el lado canadiense.

Tal vez le interese leer…

Petrolero griego sospechoso de marea negra en Brasil llegó a su destino sin fuga de combustible