“Se puede ser católico y apoyar la minería”…

“Se puede ser católico y apoyar la minería”…

“La minería es un trabajo noble y digno como cualquier otro”

Compartir

“Se puede ser católico y apoyar la minería”, escribió el sacerdote Eduardo Gutiérrez desde San Juan, Argentina, para el blog de Martín Carotti.

Y no es el primer sacerdote en tener una visión objetiva acerca de la minería a partir de su experiencia. A esta opinión se suma el padre Rómulo Cámpora, y el pastor Ricardo Alfaro, vecino de Paso del Sapo (Chubut), Argentina.

Gutiérrez asiste espiritualmente a trabajadores mineros y a la comunidad vecina a los emprendimientos mineros desde hace 20 años, tanto en San Juan, su provincia de origen, como en Santa Cruz.

“La minería es un trabajo noble y digno como cualquier otro” destaca el sacerdote y reconoce que redescubrió la actividad, pues no tenía opinión formada sobre la minería.

Al tener la oportunidad de conocer, estar y ver la vida interna de una mina, las normas de seguridad, el cuidado del obrero, son situaciones que le ha permitido tener una visión diferente a la que todos cuentan.

“Por eso trato de sacar ese fantasma de maldad con que se la pinta a la actividad minera, porque no es así”, recalcó el religioso.

La naturaleza al servicio del Hombre

“La naturaleza es una obra creadora de Dios que el Hombre tiene que explotar”, expresa Gutiérrez.

Luego agrega que “al Hombre, Dios le deja la tarea de completar esa obra creadora de Dios, desde un río a un dique, sistemas de riego, etc. Las montañas cargadas de minerales son un regalo de Dios y también el Hombre tiene que poner su transformación ahí, haciéndolo de manera responsable”, destacó Gutiérrez.