Prevén la creación del Inventario Forestal Nacional de Guatemala

Prevén la creación del Inventario Forestal Nacional de Guatemala

Compartir

Para crear el Inventario Forestal Nacional de Guatemala, en este mes iniciará el levantamiento de datos de las diferentes unidades de muestreo.

El objetivo del documento que se elaborará será recolectar y actualizar información sobre los recursos forestales que posee el país. No obstante, también servirá para registrar los avances en la restauración del paisaje forestal.

Asimismo, verificará el cumplimiento de los compromisos adquiridos por Guatemala que se relacionan con la reducción de emisión de gases de efecto invernadero y con la deforestación y degradación de bosques.

El documento será elaborado por el Instituto Nacional de Bosques (Inab) y el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap). También participará la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Según el Inab, para elaborar el Inventario Forestal Nacional de Guatemala se recopilará información de 715 unidades de muestreo.

“Empezaremos con el proceso de levantamiento de las unidades de muestreo, que son más de 700”, explicó Mártir Vásquez, subgerente del Inab.

Dichas unidades de muestreo se distribuyeron aleatoriamente en todo el territorio guatemalteco. Sin embargo, los departamentos con mayor cantidad de unidades de medición serán Petén, Alta Verapaz, Izabal, Quiché y Huehuetenango.

Según el manual de campo para el Inventario Forestal Nacional de Guatemala, cada unidad de muestreo se conforma por tres parcelas circulares y abarca un área de 0,21 hectáreas.

Por ello, agregó Vásquez, el Inab ha capacitado y tecnificado a personas para recolectar la información de las diferentes unidades de muestreo.

“Estamos en un proceso de capacitación y formación porque el trabajo lleva mucho análisis. En promedio, recolectar la información de cada unidad toma aproximadamente una semana”, detalló.

Además, para recolectar la información se contará con un grupo conformado por un coordinador, tres técnicos forestales, un ayudante de campo y un botánico.

Entre la información que se recolectará está la existencia de volumen maderable, la calidad de la madera y la existencia de biomasa y carbono forestal.

También se verificará la estructura y composición de los bosques, la existencia y estado de material combustible, el manejo actual de los bienes forestales y su potencial productivo.

De acuerdo con el subgerente de Inab, se prevé que el levantamiento de datos comience en enero y dure todo el 2021.

Te puede interesar:

Sector construcción es clave para la reactivación económica en 2021