Petrolero griego sospechoso de marea negra en Brasil llegó a su destino...

Petrolero griego sospechoso de marea negra en Brasil llegó a su destino sin fuga de combustible

Compartir

La naviera responsable del petrolero griego “Bouboulina”, “principal sospechoso” según las autoridades brasileñas de la marea negra que contamina el litoral noreste del país, afirmó el sábado que el barco llegó a su destino “sin registrar ninguna fuga”.

“El navío llegó a su destino sin tener problemas y descargó toda su carga sin haber registrado ninguna fuga”, indicó la compañía Delta Tankers Ltd en un comunicado.

“No hay ninguna prueba de que el barco parara, realizara ningún tipo de operación STS (de barco a barco), sufriera algún escape, frenara o se desviara de su ruta, en su recorrido desde Venezuela a Melaka, Malasia” informó la empresa.

La naviera, con sede en Atenas, aseguró que había llevado a cabo “una investigación a fondo del material proveniente de las cámaras y sensores que todos (nuestros) navíos llevan como parte de (nuestra) política de seguridad y respeto al medio ambiente”.

Delta Tankers detalló que el “Bouboulina” zarpó de Venezuela con su carga el 19 de julio “se dirigió directamente, sin ninguna parada en ninguna otra parte, hacia Melaka, Malasia, donde descargó su carga total sin ninguna pérdida”.

Previamente las autoridades griegas explicaron a la AFP que el navío era uno de los cinco sospechosos de ser los responsables de la enorme marea negra que apareció a lo largo de 2.000 km de costas en el noreste de Brasil, a principios de septiembre.

Una portavoz del servicio de guardacostas griego, que tiene competencias en materia de navegación comercial, explicó a la AFP que “la investigación llevada a cabo en Brasil demostró que cinco barcos, de otros tantos países, son sospechosos, incluido un griego”.

Los guardacostas no precisaron el nombre de los navíos ni de las compañías propietarias.

La policía brasileña allanó el viernes las oficinas en Rio de Janeiro de dos empresas que prestan servicios a Delta Tankers.

La investigación se centró en la observación de imágenes satelitales de 30 navíos y llegó a la conclusión de que el “Bouboulina”, con una capacidad de carga de 80.000 toneladas de crudo, era el “principal sospechoso” del desastre.

Según las autoridades brasileñas, el navío se dirigía desde el terminal petrolero venezolano ‘José’ hacia Sudáfrica.

La compañía que opera el barco se declaró “dispuesta a entregar los documentos” de su investigación interna a las autoridades brasileñas, aunque estas “no se han puesto en contacto con nosotros hasta ahora”.

Según la Fiscalía brasileña, el daño de la marea negra es de “proporciones inconmensurables” y alcanzó “estuarios, manglares y desembocaduras de ríos en todo el nordeste brasileño”.

Hasta el 29 de octubre, las manchas aparecieron en 264 localidades de los nueve estados de esa región.Miles de voluntarios se movilizaron para limpiar las playas, de las que retiraron miles de toneladas del hidrocarburo.

AFP