¿Para qué sirven y cuál es la importancia biológica de los metales?

¿Para qué sirven y cuál es la importancia biológica de los metales?

Compartir

Los metales han sido útiles a la humanidad desde tiempos antiguos.

Sus propiedades físicas los hacen idóneos para la creación de herramientas fuertes y resistentes, de estatuas o estructuras arquitectónicas de todo tipo.

Por su resistencia mecánica, han sido utilizados para fabricar máquinas y piezas resistentes a grandes cantidades de fuerza. Desde las lanzas y los escudos, hasta las retroexcavadoras y las computadoras personales, los metales han sido un gran aliado de la humanidad.

Por otro lado, su brillo les hace idóneos para forjar joyas y elementos de ornato, al menos en lo que a metales preciosos se refiere. Lo mismo ocurre con su buena conducción de la electricidad, que los hace indispensables en los sistemas electrónicos y computacionales.

Importancia biológica

No son elementos orgánicos, es decir, no forman parte directa de las estructuras moleculares de la vida (como sí lo son los no metales), sin embargo, son indispensables para la continuidad de la vida, ya que muchas reacciones orgánicas requieren de ellos y de sus propiedades exclusivas.

Por ejemplo, los sistemas nerviosos y neuronales requieren de metales conductores, como el litio y el hierro, aunque en proporciones muy modestas. Del mismo modo, la conducción del oxígeno en la sangre se da gracias a la hemoglobina, una proteína que posee átomos de hierro.

Tal vez le interese leer…

Clasificación y propiedades físicas de los metales