Organizaciones no Gubernamentales las más beneficiadas en conflictividad minera

Organizaciones no Gubernamentales las más beneficiadas en conflictividad minera

Compartir

Los focos de conflictividad para la industria extractiva en Guatemala, a la actualidad son dos aseguran expertos. El primero de ellos es Mina Marlin, que a pesar de haber iniciado su cierre ténico en mayo de 2017, es abordado por la Comisión Presidencial de Diálogo, (CPD), en mesas que reunen a las partes interesadas y cuyas negociaciones se han extendido por más de un año.

El segundo que actualmente representa perdidas millonarias  para la economía del país, es el de mina San Rafael, cuya resolución fue emitida por la Corte de Constitucionalidad en septiembre pasado, en un proceso que llevó más de un año y que ordenó el reinicio de operaciones de la compañia luego de realizar una consulta comunitara en el área de incidencia del proyecto.

A criterio de Alfredo Gálvez, vicepresidente de la junta directiva de la Gremial de Industrias Extractivas,  cualquier proyecto minero que tenga la intención de desarrollarse en Guatemala, será objetivo de las Organizaciones no Gubernamentales que se dedican a lucrar generando conflicto.

Galvez asegura, “que la falta de presencia del estado en el interior del país, hace que no haya un ordenamiento legal, lo que aprovechan las ONG’S para imponer su ley”, y con esto confundir a la población y hacer creer que estos proyectos no representan desarrollo para sus comunidades.

“Las ONG´S manipulan a la población de los lugares donde podría haber desarrollo con dichos proyectos, pues viven del conflicto y de la condición de pobreza a los pobladores. Mientras haya pobres, ellos van a tener una causa” concluyó el Doctor Gálvez, al referirse al tema.