MARN lanza campaña de concientización para la quema del diablo

MARN lanza campaña de concientización para la quema del diablo

Compartir

Una campaña para reducir la contaminación que genera la “quema del diablo” lanzó  el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN). La cartera, recordó que la “quema del diablo” es una tradición guatemalteca que se celebra anualmente el 7 de diciembre.

“Por esto, el MARN invita a que este 7 de diciembre protejas el medio ambiente. Vive las tradiciones con responsabilidad, cuida tu salud, el medio ambiente y los recursos naturales”, detalló la cartera en un comunicado.

La campaña incluye infografías sobre los efectos de quemar objetos altamente contaminantes.

Entre los objetos que las personas deben abstenerse de quemar están pinturas, duroport, solventes, mantas vinílicas, aerosoles y aceites. También baterías, llantas, colchones y productos de plástico.

Asimismo, se emitieron recomendaciones tanto para evitar accidentes durante esta celebración como para reducir la huella de carbono.

Entre las recomendaciones están:

  • no agregar combustibles a las fogatas
  • supervisar a los niños durante la quema de desechos
  • verificar que el fuego se haya extinguido al finalizar la actividad
  • no quemar basura
  • utilizar piñatas pequeñas
  • evitar quemar plástico, hule, baterías y combustible
  • reducir el tiempo de la fogata

De igual manera, el MARN promueve la no utilización de juegos pirotécnicos durante la “quema del diablo”.

Según el MARN, los juegos pirotécnicos dañan el ambiente debido a sus componentes químicos y metales. Además, al mezclarse con el aire liberan monóxido de carbono y producen esmog.

Los juegos también producen contaminación ambiental, puesto que llegan a los 190 decibeles, un nivel superior a lo permisible por el oído humano, que es entre los 70 y 85 decibeles.

“La ‘quema del diablo’ es una tradición, por lo que el MARN invita a que este 7 de diciembre protejas el medio ambiente. Vive las tradiciones con responsabilidad, cuida tu salud, el medio ambiente y los recursos naturales”, enfatizó el titular de la cartera, Mario Rojas.

Origen de la celebración

La “quema del diablo” es una tradición que se originó en 1738, luego de que el Rey de España pidiera que el 7 y 8 de diciembre se iluminara la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala en honor a la Virgen de la Concepción.

Con el transcurrir de los años, la población dejó de colocar lámparas y comenzó a usar madera para prender fogatas solo el 7 de diciembre.

Poco a poco, los guatemaltecos fueron aprovechando la ocasión para quemar artículos sin uso. Esto propició que se generaran grandes fogatas, las cuales se alimentaban con distintos materiales.

Además, la “quema del diablo” representa la eliminación de malos deseos y experiencias durante al año y la purificación de las casas para recibir un nuevo año con bendiciones.

Te puede interesar:

Reciclemos, no quememos