La visita de la relatora de Naciones Unidas

La visita de la relatora de Naciones Unidas

Compartir

La Relatora Especial de los Pueblos Indigenas, Victoria Tauli-Corpuz, realizó una visita de diez días a Guatemala, en respuesta a una invitación del gobierno.
La delegada de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para los pueblos indígenas, se reunió con representantes de los distintos pueblos mayas que conforman la sociedad guatemalteca, para conocer de primera mano sus carencias y necesidades.
El lunes 7 de mayo, estuvo de visita en Santa Rosa, para una reunión con los autodenominados “pobladores en resistencia” de Jalapa y el citado departamento, durante una visita al municipio de Casillas.
Llamó la atención la logística utilizada para movilizar a decenas de personas desde comunidades remotas, con el objetivo de denunciar supuestos daños ambientales en la región y la falta de reconocimiento del pueblo Xinca, por parte de autoridades de gobierno.
Según fuentes allegadas a municipalidades y organizaciones que promueven la conflictividad social en el lugar, esta movilización con tintes de movimiento político, tuvo un costo aproximado de Q600 mil quetzales.
Desde temprana hora se observo gran cantidad de buses y vehículos particulares, transportando a grupos de personas, que portaban pancartas y cartulinas con mensajes escritos en inglés.
Mediante una carta Tauli-Corpuz, solicitó una visita al proyecto el Escobal, de Minera San Rafael, ubicado en el citado municipio, donde la esperaba una comitiva, que le mostraría el trabajo realizado en las comunidades aledañas y así demostrar, que se cumple con los estándares requeridos para mitigar el impacto ambiental, derivado de la labor extractiva.
También la esperaban pobladores beneficiados con proyectos de desarrollo comunitarios, colaboradores y excolaboradores de la compañía, que finalmente no pudieron entrevistarse con ella, pues no llegó a la cita, aduciendo problemas de tiempo y de falta de transporte.
Debido a la ajustada agenda de la relatora, empleados y exempleados de Minera San Rafael, solicitaron audiencia y viajaron hasta la capital, para exponerle las dificultades que atraviesan a raíz del cese de operaciones de la compañía.
Al concluir su visita la delegada de Naciones Unidas, emitió un breve informe donde aseguró que “La situación para las personas indígenas de verdad es preocupante, porque hay temas pendientes, desde 1996, cuando se firmaron los acuerdos de paz, que incluyen uno para el reconocimiento de los derechos a la identidad y culturas indígenas,pero en realidad solo se ha implementado el 20 por ciento de lo previsto para estas comunidades”.
Al referirse al caso de Minera San Rafael, la relatora aseguró que confía en que la futura sentencia se resuelva adecuadamente.
El informe final sobre su visita, se hará público en septiembre de 2018.