La mujer en la minería de Chile

La mujer en la minería de Chile

Compartir

En la actualidad, la participación femenina en minería bordea el 8%. El ministro de Minería, Baldo Prokurica, reconoce que como sociedad el desafío en material de inclusión laboral de la mujer está al debe, pese a los avances que se han registrado.

Por muchos de años, las mujeres tenían prohibido el ingreso a las faenas mineras, ya sea por mito y también por aspectos legales.

El mito sostenía que las mujeres no podían acercarse a las faenas mineras porque le traían mala suerte a los piques. En el aspecto legal, hasta el año 1996 el Código del Trabajo prohibía estrictamente el ingreso de mujeres a las minas subterráneas, artículo que fue abolido ese año.

Como consecuencia de este cambio y de políticas de atracción generadas por compañías mineras se ha apreciado un incremento sostenido de la cantidad de mujeres que han ingresado en el rubro.

En la actualidad, la participación femenina en el sector bordea el 8%, pero todos los actores coinciden en que esto irá en aumento. El tema es a qué velocidad irá ese incremento.

Creo que hemos cambiado. Ha sido lento. Lo que pasa es que la aguja se mueve poco porque es una industria que estaba súper masculinizada y los cambios culturales siempre son lentos. Tenemos que pensar que el año 1996 aproximadamente, recién se eliminó esta glosa del Código del Trabajo que decía que las mujeres no podían trabajar en minas subterráneas, entonces tenías un marco legal además del cultural que lo prohibía”, sostiene Claudia Formas, especialista senior de diversidad y conciliación de Codelco.

Y añade que “existe la voluntad de avanzar en este tema, pero hay que trabajar duro para eso”.

Para Juanita Galaz, directora ejecutiva de la consultora Myma y directora de Enami, “uno efectivamente ve que existe un cambio. Antes éramos designadas para ir a los laboratorios y al área de planificación de minas, y muy pocas a la operación. En mi caso tuve suerte, fue por una casualidad que me desempeñé en operaciones”.

En la actualidad hay muchas más mujeres en operaciones, entonces uno ve el avance y da mucho placer saber que el género no te limita para realizar las actividades que cualquier ingeniero de minas puede hacer”, subraya.

Para la ingeniera civil en minas de la Pontificia Universidad Católica, Valentina Olavarría, su experiencia ha sido muy positiva aunque reconoce que no es la realidad de todas, “desde mi experiencia, he tenido mucha suerte. Suerte, porque sé que no es la realidad de todas. He podido trabajar con varios equipos multidisciplinarios donde he sido varias veces la única mujer y el trato que me han dado siempre ha sido de mucho respeto, consideración y confianza. Me siento súper capaz de enfrentar cualquier desafío que me propongan y he logrado hacer lo que me gusta en una industria que me encanta cada vez más“.

Del mismo modo Olavarría puntualiza que “en temas de género, siento y veo cómo la industria, en general, ha avanzado. Hoy, la industria quiere cambios y esos cambios necesitan a todos por igual“.

En este contexto, el ministro de Minería, Baldo Prokurica reconoce que como sociedad el desafío en material de inclusión laboral de la mujer está al debe, pese a los avances que se han registrado.

Sabemos que solo cerca del 8% de la dotación que hoy tenemos en el sector es femenina. Esta situación debe cambiar, más aún, si consideramos que el trabajo en minería ha demostrado ser un vehículo para que miles de familias salgan de la pobreza”, indica la autoridad.

Por su parte, el subsecretario de Minería, Pablo Terrazas, afirma que “es realmente importante luchar por la inclusión de la mujer en el sector y destacar la labor de aquellas mujeres que son un motor de cambio en nuestra sociedad y contribuyen a romper barreras sociales y económicas”.

Información tomada de www.portalminero.com