La industria extractiva en Guatemala, un poco de historia II

La industria extractiva en Guatemala, un poco de historia II

Compartir

En la segunda parte del artículo, nos centramos en conocer más detalles sobre los inicios de la industria extractiva en nuestro país. El desarrollo siguió llegando de la mano de nuevos proyectos que se establecieron en distintos puntos del país.

Época colonial

En la época colonial, los trabajos se hacían de manera primitiva, a favor de la mano de obra de los pobladores locales en su mayoría indigenas, a quienes se empleaba para ello. “Durante la época colonial la explotación de minerales de plomo, plata y orofue muy considerable”, como lo prueban las obras de Remesal, T. Gage, Fuentes y Guzmán y manuscritos inéditos en los archivos de Gobierno.

Se tiene conocimiento que existió explotación minera en los siguientes lugares:

1. En un área que se denominaba de Las Minas, la cual se encontraba ubicada a 12 km de Huehuetenango y a 8 km del municipio de Chiantla. La mina fue descubierta por Pedro de Almengor, de origen español, y se cree que fue de aquí de donde se obtuvo toda la plata para hacer la imagen que se venera en la iglesia católica de Chiantla. Este sitio se conoce actualmente como Minas de Almengor I y II.

2. Otras minas que se tiene conocimiento que se trabajaron en época antigua (año 1600), se encuentran a 12 km al oeste de las minas anteriormente mencionadas y se conocieron con el nombre de Minas Las Animas y Torlón, las cuales tienen actualmente los nombres de La Esperanza y la otra se que continúa trabajando en la actualidad y conserva el nombre de Torlón.

3. “El Sastre”, es el nombres de otra de las minas que se cree fue trabajada en época colonial y que de aquí se obtuvo gran cantidad de oro, ya que contaba con galerías bastante grandes. Esta mina se encuentra ubicada a pocos kilómetros de la ciudad capital.

4. Existen leyendas sobre la existencia de otras minas que se trabajaron en la antigüedad, como la mina de oro en Antigua Guatemala, la mina de mercurio en Zunil, la mina de plata de Barreneche y la mina de oro de Baca en Palencia.

Sin embargo, las leyendas han exagerado muchas veces la magnitud de las explotaciones. Muchas de estas minas fueron abandonadas al agotarse o por no tenerse el capital necesario para invertirlo en la compra de equipo apropiado para la explotación y/o transformación.