La Historia de la Minería en Guatemala

La Historia de la Minería en Guatemala

Durante la época colonial, la explotación de minerales de plomo, plata y oro fue considerable

Compartir

El 10 de agosto, incluida Guatemala, es la fecha que internacionalmente se adoptó como el Día del Minero, la que incluso algunos países la han oficializado por medio de una ley. Por ello, en Miningworks.GT, siendo que el jueves es 10, haremos de esta, la semana de la minería en Guatemala, durante la cual presentaremos una serie de artículos relacionados con la importancia del sector extractivo en el desarrollo del país.

Orígenes de la minería en Guatemala.

El ser humano siempre se ha valido de su entorno para transformar y mejorar su forma de vida, y por ello, los primeros habitantes de la tierra, utilizaron minerales, rocas y palos, para la fabricación de rudimentarias herramientas, cuyos principios se mantienen hasta la fecha.

En las sociedades antiguas, la adquisición y transformación de estas materias primas fue importante y con principios de mecánica rudimentaria, elaboraron sus primeros utensilios, los comercializaron y establecieron rutas de contacto o “comercio” entre diferentes poblados y regiones.

La utilización de las rocas y minerales hizo que empezara la explotación del mineral en los lugares donde este era más abundante y así es como buscaban las áreas volcánicas por la obsidiana o las rocas ígneas, como basalto y algunos tipos de andesita y riolita, utilizadas para la fabricación de piedras de moler, martillos, esculturas y su uso en la mampostería.

El gabro y el granito fueron la materia prima para la fabricación de hachas, pulidores y la escultura. La roca volcánica con mayor difusión fue la obsidiana, con la cual se fabricaron todo tipo de herramientas cortantes, como cuchillos y puntas de proyectil.

Esta roca vítrea creo la necesidad de establecer rutas de comercio, por ejemplo, la que permitió llevar de los yacimientos guatemaltecos, esta materia prima al altiplano mexicano.

El uso de la piedra caliza, utilizada como bloques en mampostería, escultura de monumentos y para la elaboración de cal. Es otra muestra de cómo la minería ha estado presente en la historia de los habitantes del territorio que hoy ocupa Guatemala.

“Durante la época colonial la explotación de minerales de plomo, plata y oro fue muy considerable, como lo prueban las obras de Remesal, T. Gage, Fuentes y Guzmán y manuscritos inéditos en los archivos de Gobierno.

Si los mayas trabajaron la explotación de canteras, en los tiempos de la colonia, el auge de la minería se debe exclusivamente a los españoles y a la explotación de la mano de obra indígenas. Al cesar el dominio español, muchos indígenas dejaron de ser explotados y buscaron otras formas de trabajo.

Las minas españolas

En Huehuetenango está el sitio que se conoce como Minas de Almengor I y II, en el área que se denominaba Las Minas, fue descubierta por el español Pedro de Almengor, localizada a 12 km de Huehuetenango y a 8 km del municipio de Chiantla.

La leyenda dice que de estas se obtuvo toda la plata para hacer el manto que cubre la imagen de la Virgen de Chiantla.

Cerca de estas minas, a 12 km al oeste, durante la colonia se explotaron  las minas Las Animas y Torlón, una hoy se conoce como La Esperanza y la otra conserva su nombre original: Torlón.

Cerca de la capital, se explotó la llamada “El Sastre”, de la cual se obtuvo grandes cantidades de oro. Aparte de estas minas, cuyos vestigios demuestran su existencia, existen leyendas acerca de la existencia de otras minas antiguas.

Este estas la mina de oro en Antigua Guatemala, la mina de mercurio en Zunil, la mina de plata de Barreneche y la mina de oro, de Baca, en Palencia. Las leyendas han exagerado muchas veces la magnitud de las explotaciones, pues algunas fueron abandonadas al agotarse el material o por no contar con el capital necesario para inversión.

La extracción de oro de lavaderos en la jurisdicción de Las Quebradas, departamento de Izabal, ocurrida entre los años 1860 a 1870, está documentada en un pequeño folleto emitido en 1934 con ocasión de la Feria de Noviembre.

No fueron los únicos lavaderos, también los encontramos en los ríos de Piscayá, Las Vacas, Los Plátanos y el Río Grande.

En 1887 se emprendieron trabajos en el antiguo abandonado mineral del “Sacramento”, en jurisdicción de Mataquescuintla, departamento de Santa Rosa. La explotación, dejó buenas ganancias a los empresarios, quienes al vender a otra compañía, vieron como la mina se arruinaba por la falta de competencia en la dirección y no por agotamiento del mineral.

En el siglo veinte, el Secretario de Fomento expresó que: “la importancia que va alcanzando la minería en Guatemala, se comprueba por el éxito de las compañías Guatemarmol Mining And Development Co., The Quebradas Co., Mataquescuintla Mining Co., Rosario Co. y otras que ya obtienen buenos rendimientos”.