La gestión del cierre de las minas de carbón: Lograr una transición...

La gestión del cierre de las minas de carbón: Lograr una transición justa para todos

Compartir

En el informe “La gestión del cierre de las minas de carbón: Lograr una transición justa para todos” (i) se exponen enseñanzas aprendidas a partir de experiencias de países que han cerrado minas de carbón y medidas clave que los Gobiernos pueden adoptar para minimizar los conflictos sociales y problemas económicos asociados con el cierre.

Lograr una transición justa para todos es posible a través de la participación temprana y el diálogo con las partes interesadas, y programas de asistencia social sólidos. Según el informe, los Gobiernos cumplen una función de liderazgo en el proceso, haciéndose cargo del costo del cierre físico de las minas y de los programas de transición laboral, incluso cuando las minas de carbón son de propiedad privada.

En el documento se describen también medidas específicas que se pueden llevar a cabo para facilitar la transición:

Diversos organismos del Gobierno deben trabajar de manera conjunta para gestionar los impactos laborales y sociales del cierre de las minas de carbón, mientras que un organismo específico dedicado a esta tarea es más apto para manejar la clausura física de las minas.

Aunque muchas zonas mineras carboníferas no pueden crear nuevas oportunidades de trabajo, los Gobiernos pueden implementar mecanismos de movilidad laboral, permitiendo a los mineros del carbón y a sus familias trasladarse a zonas con economías fuertes y que ofrecen posibilidades de empleo.

Debido a que la industria minera del carbón se ha desplazado del Occidente al Oriente, el informe indica que los futuros cierres de minas de carbón y pérdidas de empleos relacionadas se concentrarán en Asia. Se anticipa que los tres principales productores de carbón a nivel mundial (China, India e Indonesia) serán los más afectados por dichos cierres.

Las medidas adoptadas por los Gobiernos para distanciarse del carbón son más oportunas ahora más que nunca, dado el impulso mundial para mitigar los efectos del cambio climático. Son también fundamentales para acelerar la transición energética que se necesita para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 7 (ODS 7), esto es el acceso a una energía asequible, confiable, sostenible y moderna para todos.

El concepto de «una transición justa para todos» introducido por la Confederación Sindical Internacional significa convocar a trabajadores, comunidades, empleadores y Gobiernos a sostener un diálogo para impulsar planes, políticas e inversiones necesarias para una transformación rápida y justa. (Fuente Banco Mundial)

También te puede interesar:

La capital china del carbón apuesta por la “minería verde” para revitalizarse