La CSJ, en lugar de resolver una problemática social, la complicará

La CSJ, en lugar de resolver una problemática social, la complicará

El sociológo Gustavo Porras analiza caso de San Rafael y señala que una consulta al pueblo Xinca puede abrir otros frentes de conflictividad

Compartir

El analista Gustavo Porras, participante en el proceso de construcción de la Guía de Estándares Básicos para la Consulta a Pueblos Indígenas, señala que la Corte de Constitucionalidad (CC) marcó un camino el que, considera, será al que al final siga la Corte Suprema de Justicia (CSJ) en el caso de Minera San Rafael.

“Creo, aunque no tengo ningún elemento de juicio, que la sentencia de la Corte Suprema de justicia será en la misma línea de la sentencia de Oxec, o sea que otorgó el amparo para que se cumpla con el derecho omitido y luego va a dar un plazo para que la Consulta se realice. Pero para mí, el problema no es ese”, dijo el analista a MiningWorks.gt.

El siguiente es el desarrollo del diálogo sostenido, a partir de indagar cuál es el punto al que se refiere como el problema de fondo.

“El problema es que alguien puso en duda si existía la comunidad Xinca. Claro que existe, yo me entrevisté con los Xincas de Chiquimulilla, etc.; pero hacer una consulta con los Xincas del área de la Mina San Rafael, es hacerlo con una minoría, muy pequeña. Con otra problemática, una cosa es que allí haya población Xinca y otra cosa que es sea un territorio Xinca. Para mi, mi temor es que la sentencia de la Corte, en vez de resolver una problemática social, la complique”.

La comunidad Xinca es la menor, en habitantes, de todos los pueblos en Guatemala y es una de las más dispersas en su región.

“Efectivamente. Por eso ya lo hemos mencionado, siendo la Consulta de buena fe, no está pensada para echarle fuego a los conflictos, sino pensada para darle la palabra a minorías”.

¿Cómo afecta entonces?

“Habría que encontrar una forma, aún no siendo la consulta del Convenio 169, si que hubieran actividades más participativas de la gente que tiene afectación directa de la mina. Porque también, en toda esta problemática y es lógico, es algo que existe en las sociedades humanas, están las envidias. Están los que se quedaron fuera y que quisieran ellos también su parte…”.