Japón hará “minería urbana” con 10 toneladas de celulares “ladrillo”

Japón hará “minería urbana” con 10 toneladas de celulares “ladrillo”

Compartir

El país asiático impulsa un plan de reciclaje para fabricar cinco mil medallas para los Juegos Olímpicos de 2020.

Empacados en enormes bolsas blancas, más de 130 mil teléfonos celulares, en su mayoría “ladrillos” según el lenguaje millennial, zarparán a Japón como una exportación no tradicional que podría terminar reciclada incluso en las medallas de los Juegos Olímpicos de 2020.

Son 10 toneladas de teléfonos celulares y dos toneladas de placas madre de computadores que la Fundación Chilenter -de la Presidencia de la República y dedicada a reutilizar residuos electrónicos- procesó para Mitsubishi. La compañía extraerá los metales preciosos (oro, plata y bronce) de los circuitos para hacer lingotes de alta ley. La operación debería reportar unos US$ 120 mil a la fundación chilena.

“Por cada tonelada que exportamos se pueden sacar entre 300 y 400 gramos de oro, un kilo de plata y 200 kilos de bronce”, explica Gonzalo Lagos, director ejecutivo de Chilenter. “Es mucho más efectivo que la extracción (minera) normal, que de una tonelada de tierra en un yacimiento encuentra hasta dos gramos de oro”, añade.

Miles de celulares serán utilizados en la fabricación de las medallas olímpicas.

Lo que la fundación hace se describe como “minería urbana”, rubro que ha permitido que países que carecen de minas naturales entren al mercado de los metales gracias al reciclaje.

La exportación, además, está en línea con un plan de reciclaje que Japón impulsa para producir cinco mil medallas para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2020.

Según la Primera Dama, Cecilia Morel, presidenta de Chilenter, esta exportación es “un granito de arena” que aporta a la protección del medio ambiente. “Continuaremos trabajando para fomentar y crear conciencia en el uso social y responsable de las tecnologías”, agrega.

Los teléfonos fueron donados por la compañía WOM, que los recolectó entre sus colaboradores y el público que participó en festivales del último verano, los cuales canjeaban entradas a cambio de reciclar los aparatos.

“Tenemos una responsabilidad con la comunidad y el entorno, y asumimos el compromiso, en la medida de lo posible, de reducir el impacto que puedan generar tanto nuestras acciones como los desechos electrónicos”, detalla Andrea Osorio gerente de Comunicaciones Corporativas y Sustentabilidad de WOM.