Indicios de una pandemia en el sector construcción

Indicios de una pandemia en el sector construcción

Compartir

Lic. Fernando Estrada MBA -Director Comisión de Estadística

Existen diferentes posturas en cuanto a cómo reaccionar ante la incertidumbre causada, casi de la noche a la mañana, en todo el sector construcción. Todos los indicadores del año pasado que habían sido históricos apuntaban a un 2020 muy próspero para este sector. La construcción lideró indicadores y tuvo un impacto fuerte en el PIB de Guatemala en el 2019. Desafortunadamente, de un mes para otro, caímos prácticamente en arena movediza en este 2020.

Todo comenzó en Wuhan, China con los primeros casos en noviembre del 2019, pero no fue hasta el 31 de diciembre del mismo año que dicho país alertó a la OMS (Organización Mundial de Salud) del un inusual virus.1 El 7 de enero de 2020 lo identifican como el COVID 19 y el 11 de enero China anuncia su primer fallecimiento. En la semana del 13 al 17 de enero se anuncian los primeros casos fuera de China, en Tailandia, Japón, USA, Francia, Australia, Corea, Vietnam y Taiwán. A partir de ese momento se empieza a expandir el virus alrededor del mundo.

Hasta el 21 de febrero, reporta Italia sus primeros casos. Lo sucedido en este país es impresionante, ya que no figura dentro de los primeros en tener casos confirmados, pero actualmente es el segundo país con más casos de COVID19 (27,980) y con más fallecimientos fuera de China (2,158). Esto muestra la importancia que puede tener en cada país el correcto manejo de una pandemia; el riesgo de ser mal manejada se traduce a un crecimiento exponencial de contagios en la población.

Fuente: CSSE at Johns Hopkins University2

Esta situación ha impactado negativamente en la economía global, ya que la pérdida registrada se reporta superior a miles de millones de dólares. El mismo 21 de febrero, inicia una da las caídas más rápidas y drásticas de la historia en Wall Street. El Índice S&P 500 cae de 3,380 puntos a 2,386 puntos en un periodo menor a un mes, perdiendo casi el -30% de su valor. Solamente el 16 de marzo se reporta una caída del -12%. 3 

El 25 de febrero, el Gobierno de Guatemala declara alerta máxima 4 contra el Coronavirus e inicia la toma de medidas de prevención. A partir de este momento, se eleva la incertidumbre en el país día tras día.

El COVID 19 afecta a las industrias de diferente forma. Por ejemplo, baja en el precio petróleo: debido a medidas de locomoción restrictivas en varios países y una disminución en la demanda debido a la expansión de la epidemia a nivel mundial. En este momento, Arabia Saudita comienza una guerra de precios con Rusia y el valor del barril de petróleo cae debajo de $30 USD, un precio que no se veía en décadas. Este suceso, en lugar de aportar a la situación en Wall Street, solamente alimenta la caída y causa que se desplome más el mercado. Ese mismo día es tan abrumadora la caída, que se ven forzados a aplicar una regla raramente vista a lo largo de la historia: “short circuit” al sistema, lo que sería lo equivalente a “apagar la luz” en Wall Street, o bien detener por completo los sistemas con el objetivo de que el mercado se tranquilice durante algunos minutos y luego se reinicia de nuevo el “trading” en el mercado.

Usualmente, una caída en el precio del petróleo es “bien recibida” en el sector construcción. 5 Sin embargo, es tan alta la incertidumbre mundial en este momento, que no se sabe cuál será la reacción de los precios de otras materias primas críticas para la construcción. Además, en este preciso momento el precio de dichos materiales muy probablemente pasará a un segundo plano. Ahora inician las especulaciones indagando qué es más factible económicamente: ¿acelerar la construcción de una obra para no interrumpirla a la mitad del camino?, o ¿detener por completo la construcción en este momento y recortar costos? A continuación, la gráfica muestra un índice de construcción en Estados Unidos, el cuál ha caído -20.19% en el último mes:  6

Un artículo del sector Construcción en USA explica 6 posibles efectos en la construcción:7

  1. La preocupación principal debe ser la salud de los colaboradores y su seguridad.
  2. La cadena de suministros, ¿qué materiales van a ser afectados? ¿Cuáles van a tener demoras por la crisis alrededor del mundo?
  3. Posible contracción de créditos o restricciones de liquidez.
  4. Cuarentenas y restricciones de transporte.
  5. Temas legales, sobre todo en contratos rígidos que no contemplen cláusulas de demoras o sobre costos en caso de pandemias etc.
  6. Incertidumbre global, ¿cuánto tiempo durará esta crisis? ¿En qué momento podemos volver manos a la obra?

La buena noticia es que los países que han implementado de forma efectiva sus medidas de prevención y control, tales como China y Corea del Sur, han comenzado a ganarle la carrera al COVID19 y el número de casos diarios nuevos, ha comenzado a disminuir en estos países. 8 En conclusión, esperemos que esta sea un crisis muy breve y que se encuentre una cura o se logre revertir la epidemia, lo más pronto posible, ya que entre más prolongada sea, mayores serán los efectos económicos y estos podrían incluso superar los efectos de la misma pandemia.

Revista Construcción

Te puede interesar:

http://miningworks.gt/desarrollo/municipalidades-apuestan-por-el-desarrollo-en-infraestructura/