Guatemala: Pandemia, restricciones y desempleo

Guatemala: Pandemia, restricciones y desempleo

Compartir

Según registros del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), a mayo pasado más de ocho mil empresas dejaron de cancelar cuotas patronales y laborales, derivado de las restricciones impuestas por el gobierno, para evitar la propagación de covid-19.

Dichas cifras son respaldadas por la Cámara de Industria de Guatemala (CIG), que registró la baja de dicha cifra de un universo estimado de 32 mil empresas que operan en Guatemala, en su mayoría afectadas por las medidas gubernamentales vigentes.

Según el Ministerio de Trabajo y Previsión Social (Mintrab) esta situación ha desencadenado en un incremento del índice de desempleo, pues según una encuesta que actualmente realiza la cartera, la fuerza laboral en las empresas consultadas se redujo en un estimado de 16.6 por ciento.

Las previsiones no son alentadoras pues según los encuestados, debido a que no existe una fecha precisa para la reactivación económica del país, durante el segundo semestre del año estiman que tendrán que prescindir de su personal, que en la mayoría de casos, trabaja con jornadas reducidas, turnos escalonados o desde casa.

Datos de la Inspección General de Trabajo, registran a junio pasado cuatro mil 191 denuncias por despidos injustificados.

Según el Mintrab, la encuesta corre a cargo de los gestores y técnicos de la Red Nacional de Servicios Públicos de Empleo y su objetivo es medir el impacto de la pandemia a nivel nacional en cuanto a suspensiones laborales, contrataciones y despidos. Con ello podrán determinar estrategias para la reactivación del ámbito laboral público y privado en beneficio de la población.

Fabio Bertranou, director de la oficina de la OIT, asegura que “una de las mayores preocupaciones en situaciones de crisis económicas tan profundas es que los impactos desfavorables sobre el mercado de trabajo perduran por largo tiempo” y “a su vez, los efectos resultan amplificadores de las desigualdades previas”.

Según la OIT, la crisis aumentará “las brechas laborales y sociales que caracterizan a la región”.

Fondo de protección no es suficiente

El Fondo de Protección del Empleo es coordinado por el Mintrab y el Ministerio de Economía. El programa permite otorgar 75 quetzales diarios a trabajadores cuyos contratos de trabajo estén suspendidos por la emergencia del coronavirus (COVID-19).

Según el Ministro de Economía, Antonio Malouf, el programa del Fondo de Protección del Empleo sobrepasó de ejecución los 500 millones de quetzales en asistencia económica para trabajadores que fueron cesados en sus contratos. Los beneficiados del programa superan las 130 mil personas que corresponden a más de 9 mil empresas inscritas.

Sin embargo, existen casos en los que la ayuda no llega a los empleados de las empresas registradas en el programa, debido a retrasos burocráticos o por cambios en la plataforma de registro.

Impacto en la economía

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el coronavirus llevó a un récord de 41 millones de personas sin empleo en América Latina y el Caribe, provocando “una crisis económica y social sin precedentes”.

En enero, la cifra era de 25 millones de personas sin trabajo. Los datos fríos del organismo señalan que la tasa promedio de desempleo en la región podría escalar de 8,1% a fines de 2019, hasta 13% en 2020, dependiendo de que la situación no siga empeorando.

El Fondo Monetario Internacional pronosticó un empeoramiento de la situación económica en los países de América Latina y el Caribe, con una contracción del PIB regional de 9,4% frente al 4,2% previsto en abril, producto del coronavirus.

En Guatemala, las previsiones del Banco de Guatemala (Banguat) afirman que la economía nacional podría contraerse entre -1.5% y -2.5% a causa de la pandemia. Estos indicadores evidencian que la propagación del covid-19, ha afectado sin duda la liquidez de las empresas, impactando en el pago de planillas. El Seguro Social registra una caída del 5 por ciento de sus cotizantes de enero a mayo, situación que representa para los expertos una perdida de fuentes de empleo estimada entre un 10 y 20 por ciento, para este año.

Te puede interesar:

 

Alza en precio de la energía eléctrica, un reclamo recurrente para la CNEE