¿Garantiza el Decreto 15-2020 la prestación de servicios básicos?

¿Garantiza el Decreto 15-2020 la prestación de servicios básicos?

Compartir

El pasado 21 de mayo fue publicado en el Diario Oficial el decreto 15-2020 del Congreso de la República, que pretende garantizar los servicios básicos a la población, durante el estado de emergencia derivado del coronavirus. ¿Pero, cumplirá realmente con su objetivo?

Luego que el presidente Alejandro Giammattei vetará el polémico decreto aprobado de urgencia nacional el pasado mes de abril, el Legislativo utilizando la facultad que le otorga la ley, mandó a publicarlo en el Diario Oficial, pasando por alto el veto presidencial.

La normativa que cobró vigencia el viernes 22 de mayo, tiene como objetivo, “evitar la interrupción de los servicios básicos a la población guatemalteca, estableciendo medidas aplicables a las entidades prestadoras de servicios de agua, cable, luz, teléfono e internet, públicas o privadas”. Estas medidas serán aplicables durante el estado de calamidad derivado del covid-19.

En su momento el mandatario aseguró que no se oponía al “espíritu” de la ley sino a la redacción, que según su criterio, puede ser rechazada por la Corte de Constitucionalidad (CC).

El sector eléctrico del país, comparte la postura del Organismo Ejecutivo, asegurando mediante un comunicado, que “El decreto actual, no especifica la temporalidad por lo que no queda claro por cuánto tiempo debe aplicarse, e impide accionar contra quienes puedan estar cometiendo acciones ilegales, como hurto, fraude o robo de energía eléctrica. Esto podría poner en riesgo la sostenibilidad del sector eléctrico, que es poner en riesgo el suministro de electricidad y dejar sin energía a servicios fundamentales, como los que se prestan en los hospitales, en este momento”.

La Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNEE), asegura que la vigencia del polémico decreto, pone en riesgo a los distribuidores, pues temen caer en falta de liquidez con los generadores. Esta situación, pondría en riesgo los otros servicios a los que se extiende la ley.


En tanto, la Asociación Nacional de Generadores (ANG), considera que la vigencia de esta normativa traería consigo el inevitable racionamiento del servicio y en consecuencia problemas para la economía nacional, pues el suministro de energía es esencial para las operaciones de empresas establecidas en el país. A ello se suma el riesgo que corren los hospitales, ante la alta demanda que mantienen en el combate a la pandemia.

El MEM garantiza el suministro de energía

Al ser consultado el Ministro de Energía y Minas, Alberto Pimentel, coincide en que la normativa vigente no especifíca los parámetros para identificar a las personas en “situación de vulnerabilidad”. Esto significa “que cualquier guatemalteco, con cualquier nivel de consumo, se puede acoger a sus beneficios”.


Aseguró que mientras se trabaja en el reglamento de la Ley para definir sus parámetros de aplicación,
la cartera que dirige, prioriza garantizar el suministro de energía a la población.

El Congreso aprobó recursos para apoyar el pago de la tarifa social. ¿Cómo funciona este mecanismo?

El subsidio es un aporte que da el Inde desde 1999, para ayudar a pagar la factura de los guatemaltecos que menos energía eléctrica consumen. Desde ese año se ha invertido más de Q13 mil millones. Hasta antes de esta emergencia y previo a tomar medidas temporales, este beneficio se otorgaba a quienes consumen hasta 88 kilovatios-hora por mes, es decir, unos 9 millones de guatemaltecos.

Ahora, por medio de las transferencias aprobadas por el Congreso de la República, se dispondrá de Q630 millones adicionales que permitirán ampliar, de forma temporal, el aporte a la tarifa social.

¿En qué invertirán los nuevos recursos?

Durante tres meses se ampliará el rango de beneficiarios a quienes consuman hasta 300 kwh por mes, lo que se traduce en 4 millones de personas nuevas. Para quienes ya tienen subsidio, éste se verá aumentado, lo que se traduce en una factura menor para los guatemaltecos.

¿Cómo garantizarán que se dé el servicio de energía eléctrica en momentos de emergencia?

A inicio de marzo se emitieron las disposiciones para que todo el sistema esté en Estado de Emergencia y asegurar la cadena funcione. Las empresas que están en la cadena generación, transporte y distribución deben colaborar y algunas indisponibilidades programadas por mantenimiento se suspendieron. Ellos tienen que estar listos para operar y así se instruyó al Administrador del Mercado Mayorista, quien es el operador del sistema mayorista.

Sector eléctrico ante el riesgo del colapso

Para el sector eléctrico la vigencia del Decreto 15-2020, representa un impacto financiero de Q550 millones mensuales para las empresas distribuidoras. Mediante un comunicado emitido tras la publicación de la normativa, afirman que “la continuidad del servicio está en riesgo porque el impacto es a todo el sector, no sólo a las finanzas de las distribuidoras. Si EEGSA no recibe al mes Q330 millones y Energuate no recibe Q217 millones, no cuentan con los recursos para pagar a sus proveedores, como los generadores”.

Proponen, para evitar el colapso, que la medida no sobrepase los tres meses y se acorte el beneficio para los usuarios entre 0-200 o 0-300 kWh, con ello se garantiza la solvencia del sector y el suministro del servicio, “logrando con ello un balance con una solución efectiva y socialmente viable”.

Como ocurre con otros temas que afectan de forma directa a la economía nacional, la discusión sobre el Decreto 15-2020, queda en manos de la Corte de Constitucionalidad; que mantiene pendientes de resolver varios amparos presentados por el sector empresarial. Argumentan errores técnicos en la normativa, que ponen en riesgo la sostenibilidad de las compañias y por ende la prestación de los servicios básicos.

RECUADRO

Alza en el precio de los combustibles

En otro tema, el Ministro de Energía y Minas, Alberto Pimentel, se refirió al incremento en el precio de los combustibles en el país, que se percibe por encima de un quetzal y que según las previsiones de la cartera, seguirán incrementando en las próximas semanas.

¿Debido a la caída del petróleo a nivel internacional, los precios de gasolina también bajaron y ahora se percibe un alza, a qué se debe?

Desde principios de año hasta el 11 de mayo último, la gasolina superior bajó a Q8.44 por galón, un 33.39%, la regular Q8.46 por galón (un 34.84%) y el diésel Q8.17 para un 37.36%.

Del 4 de mayo hasta el 19 de ese mes, el precio incrementó y eso se reflejó en el valor de los combustibles, con un promedio de Q17.98 para la superior, Q16.97 la regular y Q14.24 el diésel. Recordemos que Guatemala importa sus combustibles y al incrementar los precios en los países desde donde los traemos, se ve refleja en las bombas locales. Es probable que en las próximas semanas observemos un repunte.

Te puede interesar:

MEM informa leve incremento en los precios de los combustibles