“Es una irresponsabilidad de la CC, no resolver el caso de mina...

“Es una irresponsabilidad de la CC, no resolver el caso de mina San Rafael” Juan Carlos  Tefel de CIG 

Al no haber inversión no se genera empleo

Compartir

Diversas reacciones ha generado el retardo que existe por parte de los magistrados de la Corte  de Constitucionalidad (CC), al no resolver la sentencia definitiva en el caso  de la mina San Rafael, que suma más de 195 días de suspensión de labores.

El presidente de Cámara de Industria Guatemalteca (CIG), Juan Carlos Tefel ,calificó de irresponsable la actitud de los magistrados de la CC al no resolver la sentencia sobre el futuro de la mina.

“Es una irresponsabilidad de parte de la corte luego de una suspensión que lleva 195 días y casi 90 días después de la vista pública que no se  haya resuelto, considerando que hay una macro sentencia emitida en el caso de Oxec, donde claramente establece una ruta a seguir en el caso de temas de consulta” dijo.

Indicó que se desconoce del actuar de los magistrados “No sabemos que está  esperando la corte porque no se ha conformado el pleno y porque es congruente con los fallos anteriores”.

Recordó que dicha situación continua generando pérdidas al país, prueba de ello la cancelación de contratos de colaboradores de la empresa.

“Esta situación es realmente terrible ya 250 personas perdieron su trabajo  según estudio el banco mundial  que por cada  empleo que se genere  en minería se produce alrededor de 14 empleos indirectos” . Argumentó.

A esto se suma el despido de más de 3 mil trabajadores por parte de proveedores de la mina.

“Los proveedores de la mina anunciaron que ya despidieron a 3 mil 500 personas, nos preguntamos si  la corte de Constitucionalidad le dará  trabajo a esas personas” advirtió.

Destacó que en el país se necesita  generar empleo para evitar que más guatemaltecos emigren hacia Estados Unidos, así como restablecer la certeza jurídica para atraer inversión al país.

La suspensión temporal de las  licencias operativas de la empresa  ha puesto en riesgo a 17 mil empleos directos de los cuales dependen más de 85 mil guatemaltecos , así como los más de Q5 millones de quetzales, que dejan de ingresar diariamente a las arcas estatales, por concepto de pago de proveedores , impuestos, regalías y más de 120 millones de dólares de inversión .