El 80% de la conflictividad social en el tema de la energía...

El 80% de la conflictividad social en el tema de la energía deriva de aspectos ideológicos

Compartir

El costo de la conflictividad asociado a las conexiones ilegales para consumo de energía en el país es de Q4 mil 394 millones, el 1.72% del producto interno bruto (PIB) según un análisis efectuado por la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes).

Esa organización efectuó el estudio acerca de la estimación de costo del conflicto social en la distribución de energía del país que incluye un análisis acerca del origen de la conflictividad.

Menciona que, a mediano plazo, de no resolverse la situación actual, el impacto podría aumentar a Q14 mil 665.74 millones que llegaría a significar 5.75% del PIB. De este monto el 10% afectaría al sector de energía y el 90% al resto de sectores productivos del país.

Carmen Salguero analista en estudio de Asíes, evalúo los temas sociales. Mencionó que la pobreza, falta de servicios y ausencia del Estado “son el caldo de cultivo” para los conflictos contra proyectos de electricidad.

La protesta social ocurre en un ámbito de abandono, ausencia del Estado, donde las autoridades no tienen control del territorio, donde la reacción es absolutamente en crisis, reactiva y con pocos recursos”. Por ello mencionó que urge que los tres poderes del Estado se preparen para conocer al respecto de la conflictividad y sus soluciones.

Por cada Q1 que se invierte en el subsector de energía este aporta Q3.61 al PIB. Esa cifra es mayor que en otros sectores. Pablo Urrutia, analista de Asíes.

La experta explicó que el origen de la conflictividad en operaciones de distribución de energía eléctrica proviene en el 79.4% del aspecto ideológico, como conexiones ilegales y robo de energía detectada en unas 1 mil 300 comunidades, y que esas actividades son lideradas por grupos que se oponen a los proyectos.

Aparte está el aspecto económico en donde se detectó que el 20.10 porque indican que no tienen los recursos para pagar, y el 0.5% se debe a aspectos políticos y ambientales.

La conflictividad en contra de Energuate coincide en los departamentos en los cuales hay rechazo a hidroeléctricas entre estos Huehuetenango, Quiché, Quetzaltenango, Zacapa y San Marcos.

La conflictividad viene desde otras épocas, es dinámica, y ha cambiado con los años.

Se refiere que ya no solo se trata del manejo del costo social y de las variables de precariedad, sino que con el tiempo se han unido otros factores territoriales como el crimen organizado.

Dentro de su exposición en la actividad de Asíes, Salguero dijo por aparte que “hay actores que se han construido una nueva agenda desde el conflicto armado interno”.

En otro parte de su exposición dijo que las conexiones ilegales son hasta 300 veces más rentables que la invasión de fincas y con resultados (ingresos) más rápidos.

Agregó datos como que hay 9 mil conflictos agrarios acumulados desde 1996 y que se puede observar que en muchas áreas de estas también surgieron conflictos contra el sector de energía, específicamente contra Energuate.

En 16 años Energuate ha pasado a tener 11 mil usuarios con conflictos a 349 mil en el 2017.

Los conflictos agrarios se han trasladado al sector eléctrico” porque toma más tiempo resolverlos y tiene muchas implicaciones jurídicas, agregó Salguero. (PrensaLibre)