Diversos estudios muestran que es más probable que los ciudadanos paguen impuestos...

Diversos estudios muestran que es más probable que los ciudadanos paguen impuestos si se lo pide de la forma adecuada

Compartir

Los estudios realizados por el Banco Mundial y diversos asociados en Guatemala, Polonia y Kosovo muestran que los mensajes focalizados y el énfasis en el bien social que conlleva pagar los impuestos (y las consecuencias de no hacerlo) genera un mayor nivel de cumplimiento de las obligaciones tributarias y, en dos de tres casos, incrementa los ingresos fiscales. En las economías en desarrollo y emergentes, en particular, esto puede representar la diferencia entre un Gobierno que funciona y uno que no

DESAFÍO

En los países en desarrollo, donde la capacidad para cobrar impuestos a los ciudadanos es una piedra fundamental de la formación y la supervivencia del Estado, el nivel cumplimiento tributario es extraordinariamente bajo. Por lo general, estos países solo pueden recolectar entre el 10 % y el 20 % de su producto interno bruto (PIB) en impuestos. En los países de ingreso alto, el promedio es del 40 %.

En Guatemala, donde la mitad de la población vive en la pobreza, solo un 65 % de quienes debían pagar impuestos entre 2011 y 2015 cumplieron con sus obligaciones fiscales. Los ingresos tributarios representaron solo el 12 % del PIB, menos de la mitad del promedio de América Latina.

En Polonia (i), el 62 % de la población no pagó sus impuestos el año anterior al inicio del experimento del Banco Mundial sobre cumplimiento tributario.

Y en Kosovo (i), la recaudación fiscal constituye más del 85 % de los ingresos del Gobierno. Entre 2011 y 2017, el ingreso total del Gobierno fue de solo el 14 % del PIB, un valor inferior al promedio del 19 % registrado en los países de Europa y Asia central.

¿Cómo hacer entonces para cambiar el comportamiento de la gente cuando llega el cobrador de impuestos? Ese fue el desafío que encararon los investigadores del Banco Mundial.

ENFOQUE

Elevar las tasas de recaudación impositiva es una tarea de gran envergadura. A largo plazo, exige establecer métodos equitativos de tributación, fortalecer los cuerpos de inspectores y reformar los sistemas impositivos para hacerlos más progresivos. Pero los investigadores del Banco Mundial se propusieron determinar si aplicando un enfoque más simple también se podrían lograr resultados. Modificaron la pregunta.

Primero en Guatemala en 2015, después en Polonia y Kosovo entre 2016 y 2018, los investigadores ayudaron a los Gobiernos a introducir cambios en el modo en que los organismos de recaudación tributaria se comunican con los contribuyentes. En lugar de enviar notificaciones en las que solo se indicaba que los impuestos estaban próximos a vencer, lo pidieron de buen modo. Literalmente.

Los mensajes variaban según el país y los destinatarios. En algunas cartas se recordaba al ciudadano que la mayoría de las personas sí pagan sus impuestos. En otras se apelaba al patriotismo o se mencionaba cuánto necesitaba el país esos pagos para brindar salud y seguridad a sus ciudadanos. En Polonia, los recordatorios de tono amable y las exhortaciones al patriotismo que dieron buenos resultados en Guatemala y en Kosovo tuvieron poco efecto. Lo que funcionó mejor fueron las cartas en las que se advertía sobre las consecuencias de la falta de pago.

Pero si bien el enfoque varió, en todos los casos el objetivo fue el mismo: dar a los contribuyentes “un empujoncito” para que modifiquen su conducta utilizando ajustes simples cuya implementación cuesta poco o nada.

Cuando la idea comenzó a ganar peso, el Departamento de Prácticas Mundiales de Reducción de la Pobreza y Promoción de la Equidad (i) creó un equipo de ciencias del comportamiento denominado Unidad de Mente, Comportamiento y Desarrollo (eMBeD) (i), que trabajó con las unidades de gestión de los países para elaborar estos experimentos, junto con el Departamento de Prácticas Mundiales de Macroeconomía, Comercio e Inversión (i).


Image
Un aumento de 20.8 %

En Polonia, el pago de impuestos entre las casi 150 000 personas que recibieron las nuevas comunicaciones se incrementó un 20,8 %.


RESULTADOS

En los tres países, los resultados fueron notables. Modificaciones sencillas en las palabras que las autoridades tributarias empleaban para solicitar los pagos y en el modo en que realizaban el seguimiento condujeron a un aumento significativo en la cantidad de personas y de empresas que presentaron sus declaraciones y pagaron sus impuestos.

En Guatemala, durante el primer año los contribuyentes que recibieron las nuevas comunicaciones pagaron un monto cuatro veces mayor en impuestos que los que no. Estos logros se han mantenido en el tiempo. En Polonia, el pago de impuestos entre las casi 150 000 personas que recibieron las nuevas comunicaciones se incrementó un 20,8 %. Y en Kosovo, los 8000 contribuyentes a los que se enviaron comunicaciones reformuladas pagaron el impuesto a la renta personal en una proporción entre 2 y 4 puntos porcentuales más alta que los que no recibieron estas cartas.

CONTRIBUCIÓN DEL GRUPO BANCO MUNDIAL

La primera prueba para modificar la conducta del cumplimiento tributario mediante el envío de cartas se puso en marcha con el financiamiento inicial proporcionado por la unidad de gestión de América Central. Era la primera vez que el Banco utilizaba los conocimientos sobre conductas para intervenir en las políticas públicas.

En Polonia, el Banco Mundial solventó las pruebas con fondos de la unidad de gestión de los países de la Unión Europea.

ASOCIADOS

En Guatemala, el Banco se asoció con el Ministerio de Finanzas para identificar un grupo de 44 000 contribuyentes a los que se enviarían las cartas y sobre los que se pensaba que era improbable que pagaran impuestos. Los funcionarios del Banco Mundial a cargo del proyecto contrataron al Behavioral Insights Team, una firma consultora con sede en Londres, para que pusiera en práctica la prueba sobre cumplimiento tributario. Esta empresa, surgida a partir de una iniciativa del Gobierno británico y privatizada posteriormente, fue pionera en el uso de los cambios de conducta para orientar las políticas públicas.

En Kosovo, la Agencia Alemana de Cooperación Internacional (GIZ) pagó la implementación del proyecto. Y en Polonia, la unidad de Administración Tributaria del Ministerio de Finanzas se asoció con el Banco Mundial para poner en marcha el proyecto.

AVANCES POSTERIORES

La prueba realizada por el Banco Mundial en Guatemala duró solo un año y en ella participó una pequeña parte de los más de 116 000 profesionales y pequeñas empresas que deben pagar el impuesto a las ganancias, al cual se refería el estudio. Las autoridades tributarias guatemaltecas no solo adoptaron el mismo método en los años siguientes, sino que continuaron perfeccionando sus comunicaciones y han ampliado sus vías de comunicación sumando a las cartas los mensajes de correo electrónico y de texto. Cada año, el monto total de la recaudación tributaria ha aumentado.

La unidad eMBeD ha puesto en marcha estas pruebas también en otros países (o las ha respaldado), como Costa Rica e Indonesia.

GIZ y la Administración Tributaria de Kosovo han solicitado el apoyo de esta unidad para continuar trabajando hasta fines de junio de 2020.

A medida que el enfoque conductual gana reconocimiento como forma de abordar el cumplimiento tributario, es cada vez más frecuente su inclusión en el conjunto de herramientas habituales para una recaudación impositiva eficaz.

BENEFICIARIOS

Estos proyectos ayudaron a las autoridades impositivas a desarrollar enfoques nuevos y exitosos para mejorar la recaudación. El personal de las entidades de administración tributaria, en particular el de los departamentos de informática, aprendieron a identificar el potencial que encierra el uso de los datos para responder preguntas importantes sobre el cumplimiento tributario. Estas pruebas también ayudaron a las autoridades a comprender de qué manera los pequeños cambios, en particular en la forma en que se comunican con los contribuyentes, pueden tener impactos significativos en la conducta de los individuos y, por consiguiente, en los resultados que consideran importantes.

Fuente: Banco Mundial

Te puede interesar:

Ministerio de Finanzas adjudica bonos por 750 mil quetzales a pequeños inversionistas