Diferencias entre sustentabilidad y sostenibilidad

Diferencias entre sustentabilidad y sostenibilidad

Compartir

Aunque parezcan iguales sus fines son diferentes, aunque van de la mano, en pro y bien del ambiente y su entorno.

La sustentabilidad es un término ligado a la acción del hombre con relación a su entorno. Dentro de la disciplina ecológica, la sustentabilidad se refiere a los sistemas biológicos que pueden conservar la diversidad y la productividad a lo largo del tiempo.
Por otra parte, como decíamos al principio, está ligada al equilibrio de cualquier especie en particular con los recursos que se encuentran en su entorno.

En 1987, se realizó el Informe Brundtland, dentro de la acción de Naciones Unidas, y que la definió como la capacidad de satisfacer necesidades de la generación humana actual sin que esto suponga la anulación de que las generaciones futuras también puedas satisfacer las necesidades propias.

Entonces, definimos la sustentabilidad a la cualidad sustentable, es decir, en áreas como la economía y la ecología, sustentable es algo que se puede sostener a lo largo del tiempo, eso sí, sin agotar los recursos o llegar a perjudicar el ambiente.

En este sentido, la sustentabilidad es la capacidad que tiene una sociedad para hacer un uso consciente y responsable de sus recursos, sin agotarlos o exceder su capacidad de renovación, y sin comprometer el acceso a estos por parte de las generaciones futuras.

Sustentabilidad sería, pues, producir bienes y servicios a partir nuestros recursos (naturales, energéticos, económicos), a un ritmo en el cual no los agotemos y en el cual no produzcamos más contaminantes de aquellos que puede absorber el medio ambiente sin ser perjudicado.

Sostenibilidad
Es la capacidad de permanecer. Cualidad por la que un elemento, sistema o proceso, se mantiene activo en el transcurso del tiempo. Capacidad por la que un elemento resiste, aguanta, permanece.

Por ejemplo, la eficiencia energética: Obtención de un resultado minimizando el consumo de energía. Arquitectura bioclimática: Consiste en el diseño de edificios teniendo en cuenta las condiciones del entorno (climáticas, sol, vegetación, lluvia, viento, terreno, etc.) para mejorar el confort y reducir el gasto. Arquitectura sostenible: Es la arquitectura que resiste, aguanta y permanece en el tiempo, a nivel económico, social y ambiental.

El desarrollo sostenible cubre las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de generaciones futuras de cubrir sus necesidades”. Informe Brundtland de la ONU “Our Common Future”.

Pilares sostenibles: El desarrollo sostenible es el equilibrio entre los ámbitos económico, social y ambiental.

Desarrollo sostenible es un término acuñado, en 1713, por Hanns Carl von Carlowitz, jefe de la guardia forestal del electorado de Sajonia, Alemania. Difundió el conocido “Ejemplo del bosque” para explicar el concepto sostenibilidad: “Si talamos un poco de madera de un bosque el solo se regenera y sigue produciendo más madera todos los años, pero si cortamos todos los árboles del bosque desaparece y nunca más volverá a producir madera”.

Dicha definición la recuperó Gro Harlem Brundtland, primer ministra de Noruega en 1987, para el informe socio-económico de la ONU: “Nuestro Futuro Común / Our Common Future”. Este informe se redactó como respuesta a las crisis energéticas del petróleo de los años 70.

El objetivo del desarrollo sostenible es definir proyectos viables y reconciliar los aspectos económico, social y ambiental de las actividades humanas; “tres pilares” que deben tenerse en cuenta por parte de las comunidades, tanto empresas como personas.